Cinderella (Kenneth Branagh)

El arquetipo literario por excelencia de nuevo a la pantalla grande en otra superproducción de Disney diseñada para entretener y dejar un mensaje positivo a los espectadores más pequeños. Ambos objetivos están cumplidos. El guión subraya la esencia de la historia: la magia y la humanidad de una heroína con coraje y bondad como virtudes tomadas directamente de las páginas del libro. En cada toma se nota la mano de Branagh, dejando en claro que “Cinderella” es un film dirigido por un director de cine y no por un mercenario de los estudios. Una moraleja familiar y para toda la familia. Walt descansa tranquilo. -Fer Casals

6 de 10

Este cuento de hadas folclórico de los hermanos Grimm jamás morirá. Son esas historias que realmente vivirán por siempre. Esta versión para cine deja una fuerte moraleja (lo que siempre tratan de hacer los cuentos para niños), pero reiteran más de diez veces, durante toda la película: “valentía y bondad” hay que tener en la vida. Todos los buenos son hermosos por dentro y por fuera. Así es el guión original que desde niños nos encantó y vimos más de una vez. Naturaleza, amor, castillos, príncipes, hadas madrinas (Helena Bonham Carter, ex de Kenneth Branagh) caballos blancos, vestidos, zapatos de cristal y más amor…  y sí, un poco de maldad e injusticia (los niños necesitan ver eso también). Rubia, blanca y bella Cenicienta que todo obstáculo podrá sortear. La actriz, Lily James ,realizó un buen papel. Su príncipe, dos años mayor, también interpretó de manera correcta su rol. No fue una versión en 3D, pero magia para los niños hubo en el cine en cada efecto visual y momento de ensueño con el príncipe y Cenicienta. Excelente actuación de Cate Blanchett, la malvada madrastra (toda actriz quiere hacer eso alguna vez). Desde 1950 que no se llevaba a pantalla grande esta historia. -Valeria Massimino

8 de 10

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *