BAFICI 2015: El tigre Ming, el camino real y la foca.

Ming Of Harlem: Twenty One Storeys in the Air (Phillip Warnell)

vlcsnap-2015-04-16-12h13m03s237

Una década atrás la noticia de un tigre de 200 kg. viviendo en un departamento de Harlem causó sensación. El dueño del tigre Ming fue acusado por posesión de un animal salvaje, los medios y la sociedad lo condenaron, pero había algó más en la historia, los porqué. Y Antoine Yates (el dueño) tiene argumentos. Una chance desperdiciada. Antoine Yates es un personaje único y riquísimo para explorar, durante la mayor parte del film el director elige mostrarlo tal cual es, pero un extenso segmento justo en el medio del documental focaliza sobre los animales con un poema bastante soso de fondo. Cuando el doc vuelve a Yates los surreales relatos de su relación con sus animales y su visión de la vida ponen todo en claro. “Love, baby…love”.  –Fer Casals

7 de 10

The Royal Road (Jenni Olson)

descarga

California, la tierra prometida. Olson yuxtapone la historia del estado con su vida personal y ambas las cuenta de manera franca. El examen de su propia existencia es el elocuente acompañante del relato sobre el lugar. Olson se describe como una “gender-dysphoric tomboy” en busca de su individualidad. Cada capitulo retrata una relación fallida mientras subraya lugares de importancia históricos en “el camino real” y lo hace sin esquivar referencias cinéfilas. Olson encuadra paisajes en 4:3 y los deja reposar mientras relata algo que es lo más parecido a leer su diario personal, sólo intervenido por un powerpoint que ayuda a entender como lo que fue México es ahora Estados Unidos. El doc es también una defensa de la nostalgia y el recuerdo como una manera real de protegerse del futuro.  –Fer Casals

9 de 10

La Vida de Alguien (Ezequiel Acuña)

la vida de alguien

Vemos un grupo de chicos sanos, que el lente de la cámara nos muestra “naturales”, con el pelo “sucio”, un poco desprolijos, con ojeras y granos, desabridos para hablar, y con poco diálogo, pero todos están en busca de un sueño que no pudieron cumplir, cosas que quedaron pendientes y el corazón desea que se cumplan, que la historia de sus vidas cierre. Una película sencilla pero con emoción, con una cámara que recorre a los protagonistas bien de cerca, queriendo entrar más y más en ellos.  –Valeria Massimino

6 de 10

Ezequiel Acuña ama a sus personajes y los protege como a los mejores amigos. “La vida de alguien” es mucho más que una pelicula “video-clipera” es melómana, con una historia chiquita (que recuerda a la anécdota de la vida real de los Manic Street Preachers) que de a poco y sin darnos cuenta nos va formando una empatía total con los protagonistas. Guille quiere juntar a la banda de su adolescencia desde la pureza total y el amor a la música. El negocio, una chica y el “fantasma” del integrante desaparecido, se interpondrán en el intento. El anhelo del reencuentro (como en “Nadar Solo”), el loser adorable y la melancolía son tópicos habituales del universo Acuña, un lugar donde siempre queremos volver. –Fer Casals

9 de 10

*Basado en la historia de la Banda Uruguaya “La Foca”, que aporta las canciones que se van narrando en la película. Una banda con 20 años se trayectoria que siempre se autogestionó.

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *