BAFICI 2015: Psicodrama argentino y vampiros neozelandeces

Por Fer Casals

El Incendio (Juan Schnitman)

el-incendio-2

La postergación del pago final de un departamento donde vivirán desatan las 24 más inflamables horas en la vida de la pareja protagonista. Esa mudanza es el último leño al fuego de un relación minada física y mentalmente. Schinitman es un gran director de actores y la puesta en escena claustrofóbica le permite no sacar nunca el foco de sus protagonistas mediante planos secuencia que le dan al espectador la chance de inmiscuirse cada vez más en esta sociedad que vemos en un constante crescendo de violencia y degradación. El guión de Agustina Liendo es preciso y letal mostrando la delgada linea que separa el amor del odio. “Blue Valentine” de Derek Cianfrance podría ser un acompañante temático igual de devastador para este film. Cruel, tensa y con realismo Cassavetiano, la película no da respiros y funciona casi como un “cautionary tale”. El arsenal de reproches, desconfianza e inseguridades destruyen cualquier construcción de lealtad, solidaridad y amor. “El Incendio” es parte de la competencia internacional y tiene todo para llevarse un premio.

9 de 10

El guión sólo pudo ser escrito por una mujer, y eso se nota, con diálogos profundos, intensos, crudos y sin filtro. Ambos actores, Pilar Gamboa y Juan Barberini, salidos de las tablas del teatro, dan vida real y contundente a estos personajes que desde el minuto uno manifiestan, no solo con las expresiones del rostro y la profunda mirada de los ojos, sino con el todo, desborde, depresión, agresión e insatisfacción. No todo es color de rosas ni verde como los dólares.  – Valeria Massimino.

9 de 10

“Elige a tu pareja con mucho cuidado. De esta decisión dependerá el 90% de toda tu felicidad o tu tristeza; pero después de elegir cuidadosamente, el trabajo apenas empieza”. H. Jackson Brown

What We Do in the Shadows (Jemaine Clement y Taika Cohen)

What-We-Do-in-the-Shadows-A-Vampire-Comedy

Cuando pensábamos que ya no se podían hacer más chistes con la temática vampírica llega este film para probarnos equivocados. No sólo revitaliza el género “mockumentary” además le da un giro propio al ser filmado en Nueva Zelanda y por neozelandeces. Y ya lo sabíamos, Jemaine Clement es fantástico en cualquier proyecto.

8 de 10

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *