ドラゴンボールZ復活の「F」(Dragon Ball Z: La resurrección de Freezer”

Dirección: Tadayoshi Yamamuro
Guión: Akira Toriyama
Basado en “Dragon Ball” de Akira Toriyama
Música: Norihito Sumitomo
Producción: Toei Animation
Presupuesto: 5 millones de dólares
Taquilla global: 38 millones de dólares

La esperada secuela de “Dragon Ball Z: La batalla de los dioses” tuvo un gran debut en las taquillas de toda Latinoamérica, pero a pesar de los números favorables (más de siete millones de dólares), los personajes de Toriyama continúan sin recuperar su antigua gloria.
Lejos de aquellas batallas épicas de los Guerreros Z en la que todos dejaban sangre y alma para defender la tierra, todo vuelve a resumirse en Goku y Vegeta, quienes están entrenando en el mundo de Bills, el Dios de la destrucción, con el glotón señor Wiss.
Mientras los Saiyajin están lejos, Sorbet y Tagoma, antiguos miembros élite de la armada de Freezer, llegan a la Tierra y reviven a su líder por medio de las Esferas del Dragón. Sin embargo, su amo no es lo suficientemente fuerte como para reclamar su venganza y decide entrenar durante seis meses para aumentar sus habilidades.
Después de desarrollar una poderosa y nueva transformación, Freezer y su ejército de más de mil hombres invaden la tierra y comienzan a destruir ciudades para atraer la atención de nuestros héroes, pero solo logran convocar a un reducido grupo compuesto por Krilin (de nuevo sin pelo por pura  nostalgia) Piccolo, Gohan, Ten Shin Han y el, aparentemente suicida, Maestro Roshi.
Estos desgastados guerreros, menos Piccolo que continúa entrenando, intentarán frenar a los secuaces del malvado villano hasta que llegue Goku (¿les suena familiar?) para demostrarles a todos por qué es el más fuerte del universo.
A partir de este punto, la película retoma cierta esencia de su época dorada intentando mostrar cómo pelean los Guerreros Z, pero a pesar de enfrentarse contra cientos de enemigos, ninguno es capaz de recurrir a alguna técnica especial más que a sus puños limpios, dejando totalmente deslucido su papel (Gohan es un triste recuerdo de lo que fue).
Finalmente, Goku y Vegeta llegan para salvar el día y el Super Saiyajin Dios se enfrenta al Golden Freezer, demostrando ambos su poder más por lo que destruyen que por lo que hacen.
A diferencia de su secuela, que fue muy criticada por el humor y las escenas infantiles, esta producción ofrece más peleas y menos diálogos, pero no termina de llenar el vacío que dejo el fin de la serie en los fans, quienes esperan más emoción, más sacrificio y menos Saiyajines invencibles. –Ezequiel Tozzi
6 de 10

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *