Exorcismo en el Vaticano (The Vatican Tapes)

Dirección: Mark Neveldine
Protagonistas: Olivia Taylor Dudley, Michael Peña, Dougray Scott, and Djimon Housou
Guión: Christopher Borrelli
Producción: Tom Rosenberg, Gary Lucchesi, Richard Wright, Chris Morgan, y Chris Cowles


Con el diablo en el cuerpo
Canónica en forma y estilo, Exorcismo en el Vaticano retoma la fórmula de film clásico El Exorcista (The Exorcist, 1973) y la actualiza poniendo en primer plano a la institución y al diablo en la batalla milenaria del bien contra el mal. Una chica normal llamada Angela (no podía llamarse Kathy) comienza a sufrir efectos devastadores en su cuerpo, cuando las personas que la rodean son violentados misteriosamente se la examina con la sospecha que esté poseída.
El curita Lozano (un demasiado despreocupado Peña) conduce la “investigación” a medida que Angela revela su verdadero ser. Mediante los tapes del título del film en inglés (no hay un exorcismo en el Vaticano como promete el título local) un sacerdote viaja desde Roma (en primera asumimos) a encargarse personalmente del asunto.
Neveldine (Crank, Ghost Rider: with a vengance) dirige con su acostumbra pericia y falta de estilo, una película que hacia el final deja a El Exorcista para tomar a La Profecía (The Omen, 1976) como fuente donde abrevar. Ser correcta es a la vez su mayor virtud y defecto. – Fer Casals

6 de 10
El Papa Francisco lo dijo, así empieza la película de “terror”… Vendrá el anticristo, caminará entre nosotros. Simulará ser Jesús. Una película con todos los clichés, graciosa por momentos. El film nos aclara que Ángela (que buen nombre eligieron) es hija de una prostituta, y a lo largo de la historia se citan y recuerdan todos los pecados que tienen los humanos… y que uno puede ser poseído. Muy buena actuación, correcta de Kathleen E. Robertson. Suma puntos por el final, un final distinto. Y tal vez… ¿con secuela?  –Valeria Massimino


6.66 de 10

“Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que hacía señales en su presencia, con las cuales engañaba a los que habían recibido la marca de la bestia y a los que adoraban su imagen; los dos fueron arrojados vivos al lago de fuego que arde con azufre” APOCALIPSIS 19:20


Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *