MAYRA BOTTERO: La dura tarea de revisitar Cromañon

Con apenas 28 años, Mayra Bottero estrena su primer film: el documental sobre la tragedia de Cromañon “La lluvia es también no verte”.

Revista Meta la consultó sobre el proceso de la realización y sus futuros proyectos.

El proyecto nace desde un lugar personal, que es tu relación con alguna de las victimas ¿Es asi?

Si, en Cromañón falleció un amigo. Un amigo del barrio, con el cual crecí. Teníamos 18 años. Ambos terminábamos el secundario y empezábamos la facultad. Crecer era un proyecto en el que estábamos muy ilusionados, después de la tragedia viví cada nuevo comienzo con la conciencia de que él no podía hacerlo. Esa sensación me acompañó todos estos años y me obligó a estar siempre cerca de la causa, de la búsqueda de justicia.

¿Cómo pudiste llevarlo a cabo? 

Fueron muchos años de pensar la película. Recién hace dos años me decidí. Necesitaba cierta entereza emocional. En el medio estudié y comencé mi Carrera en el cine documental. Tenía que aprender mucho para poder tener las herramientas para poder producirla. Fue clave formar el equipo con Florencia Franco, Liv Zaretzky, Gabriela Cueto y Fernando Lorenzale. Ellos le pusieron seriedad a la posibilidad de que la película se volviera una realidad.

La película tuvo apoyo del INCAA, para la escritura del guión y luego para la producción. Después se sumaron Valeria Racioppi en montaje y Manuel de Andrés en la dirección de sonido, entre otros maravillosos colaboradores. Todos vivieron conmigo un proceso maravilloso, nos comprometimos mucho con la película, fue muy emocionante ver a tanta gente convencida de que tenía que hacerse.

Hay dos testimonios muy intensos en el film, el de la hermana de una de las víctimas que cuenta una historia muy fuerte y la de la madre del murguero, a la cual seguís y cierra el doc. Contanos cómo fue filmarlos y cuánto te afectaron como persona esos testimonios…

Conocía a Florencia y a Delia desde hace bastante porque había escuchado sus historias por estar más o menos cerca del movimiento Cromañón. Nos empezamos a conocer un poco más para poder filmar las entrevistas. Ambas manifiestan gran sabiduría. Florencia supo, siendo una niña, reconstruir su familia, eso siempre me resultó muy esperanzador. Y Delia igual, ella se relaciona muy bien con los jóvenes, sabe cómo volver cuerpo las contradicciones más profundas y convertirlas en poesía, es muy poderosa. Ambas son una especie de respiro, son como un salvavidas de viento, de aire limpio.unnamed

¿Dejó algo positivo en la sociedad esta tragedia?, ¿se puede rescatar algo que debido a Cromañon ahora es mejor en la sociedad?

No lo sé, sinceramente no te lo puedo responder. Es difícil creer que la muerte de casi 200 personas pueda traer algo bueno… Pero tengo el anhelo de que para muchos haya sido el límite. Espero que Cromañón haya sido la bisagra para empezar a pensar primero en los demás, para tener pudor por el dolor ajeno, para cuidarnos entre todos. Eso no surgirá del proceso judicial, nadie protege a los demás por el miedo a ir preso, es un cambio cultural más profundo, para eso, los vínculos no deberían estar ensuciados por la búsqueda de poder, dinero o exitismo.

¿Buscaste entrevistar a Ibarra, Fontanet, o Chabán?

No, si algo sabía desde el comienzo es que ellos no me interesaban protagonizando la película.  Tuvieron todos los micrófonos que han querido. No se les ha negado ninguna cámara. Durante la investigación me empaché de verlos en el material de archivo. Horas y más horas de escucharlos mentir, excusarse, señalar…

Desde un principio la película se puso como objetivo la pregunta acerca de “qué es la justicia para nuestra sociedad”, en este sentido me interesaban todos aquellos que a partir de lo vivido se habían lanzado a una construcción de justicia. Ni Ibarra y sus funcionarios, ni Fontanet, ni Chabán han encausado ninguna lucha. Solo han intentado limpiar sus responsabilidades para  salir del laberinto penal. Pero no han querido, o no han podido mucho más. Por eso no están en la película con relatos en primera persona. Calculo que al estar envueltos en un proceso judicial debe ser difícil encabezar una lucha colectiva, pero si lo hubiesen hecho pienso que hubiesen logrado un cambio real, positivo. 

¿Considerás que tu documental es objetivo?

Por supuesto que no lo es. No lo pretendí tampoco. Sin embargo, intentamos por todos los medios ser respetuosos. Cromañón toca fibras muy íntimas, intentamos no lastimar esas sensibilidades.  Lo que más me preocupaba era que los sobrevivientes y las familias no se sintieran mal por nada que pudiera decir la película.

Nuestra crítica del documental: AQUÍ

¿Tenés un próximo proyecto?

Mi próxima película será una ficción, si, ya tengo el guión. Pero como productora estoy con otros dos documentales que se están filmando en este momento y que se estrenarán el año que viene.

pingpong

¿Una pelicula?
La cueva del perro Amarillo, de Byambasuren Davaa

¿Un documental?
El lugar más pequeño, Tatiana Huezo Sanchez

¿Un disco?
No tengo, ahora estoy escuchando a Benjamin Clementine porque un amigo me pidió que lo hiciera.

¿Un libro?
Tampoco he encontrado un libro para siempre, pero estoy leyendo La polio, de Miguel Angel Molfino.

unametaaaaa
Perder el miedo a manejar.


Entrevista: Fer Casals y Valeria Massimino.

 

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *