Lucas Nine: “Leer historietas implica creer un poco en la existencia de toda esa gente”

Con la excusa del lanzamiento de la edición argentina de TÉ DE NUEZ (Editorial Común) hablamos con Lucas Nine, un artista cuyo talento se trasluce en cada trazo de su obra.

 

¿Qué recordás de tu infancia, alguna anécdota que te haya marcado tu camino profesional? ¿Cómo era Lucas de niño?

Crecí junto a tres hermanos, así que había un sentido de la puesta en escena que flotaba en el aire. Los cuatro hacíamos nuestro pequeño número y éramos el público al mismo tiempo. Un público muy exigente.

¿Cómo ves los chicos de ahora, con la tecnología que los rodea, comparando con los niños de la generación de los ´70?

La tecnología está bien si permite que se le saque el jugo creativamente, pero la mayor parte de las cosas que veo ahora tienden a hacer de chicos y grandes consumidores puros.  De chico, yo estaba fascinado por montones de cuestiones a las que no tenía manera de acercarme en un sentido técnico. Por ejemplo, un dibujo animado sólo podía ser visto en la tele. Por eso me recuerdo armando cantidad de dispositivos (algunos absurdos) para poder fabricarlos por mi cuenta: flipbooks en cantidad y hasta moviolas de cartón. La tecnología de ahora impide una aproximación de este tipo, los mecanismos en juego están fuera de nuestro alcance. Y la fascinación por reproducir los mecanismos fue una parte importante de mi infancia.te a

¿Se puede aprender a dibujar o es innato?

Todos los chicos saben dibujar. Algunos insisten y otros abandonan, eso es todo.

¿Cuándo y cómo te diste cuenta que tenías un estilo propio?

¿Lo tengo? Quizás haya algo aproximado, pero va mutando de acuerdo al contexto y lo que quiero hacer en cada caso. El estilo se da inconscientemente, en función de otras cosas ajenas a él. Pero si se vuelve demasiado consciente, termina degenerando en manierismos. La “personalidad patentada” es un espectáculo triste de ver.te b

¿Alguna vez te cansó dibujar secuencialmente? ¿Pensaste en sólo pintar cuadros, por ejemplo?

Todo el tiempo. No dibujo naturalmente pensando en la secuencia. Pero la necesidad de contar una historia es mayor, y así seguimos a las patadas.

Hace pocos días presentaste tu libro TE DE NUEZ, junto a Ricardo Siri Liniers. Contanos cómo fue esa experiencia, teniendo en cuenta que en 2012 fue editado en Francia ¿Cómo lo vivís en tu país?

Una hermosa experiencia. El intercambio de piropos todavía es legal entre dibujantes. Sobre el tema de la edición en Francia, comentamos en la charla lo común que resulta por estos días. Yo ya había publicado tres libros de historieta en el exterior (España y Francia) y ninguno aquí: la verdadera rareza es publicar en la Argentina. Esperemos que eso esté cambiando.

¿Cuál fue tu fuente de inspiración con TE DE NUEZ?

Mi propia infancia, y la de mis hermanos.  El libro gira sobre esos recuerdos, pero vistos desde la óptica que tenemos en ese momento: se trata de sucesos dramáticos cuando somos los actores, y anuncian los conflictos de poder, maldad, disimulo y otras yerbas que nos esperan. En el libro, se encuentran trastocados por el escenario que les permite la niñez, y la estrella es Timoteo, Agente del Ministerio de Asuntos Infantiles. Un lactante sombrío y de mal carácter, que se toma su misión muy en serio.
te viñeta

¿Que historietas leés?

Ahora las estudio, las leí realmente de chico: Tintín, Popeye, El Eternauta, etc. Leerlas implica creer un poco en la existencia de toda esa gente.

¿Tu padre, Carlos Nine, una presión o una inspiración?

Heredé de él la presión alta.te e

¿Cómo ves el estado de la industria de las publicaciones de cómics hechos aquí?

Está empezando a aparecer un flujo constante de libros de historieta, muy de a poco. Todavía menor si se compara con Francia, pero es algo. Es importante que exista, porque el mercado de las revistas se redujo al mínimo (en el resto del mundo prácticamente desapareció, sacando a los superhéroes y el manga) y montones de autores se veían condenados a publicar sólo en el exterior. No puede sostenerse una tradición en ninguna materia cuando el resultado está destinado a ser consumido en otra parte.

¿Qué te parecen las películas basadas en comics, especialmente las de super héroes?

No he visto demasiadas, sigo poco a los super héroes actuales. Pero recomiendo “The Bat”, muda, de 1926, que es la película que inspiró a Bob Kane para hacer su Batman: los círculos siempre se completan. Encima, el bicho original es un personaje infinitamente más simpático que ese millonario traumado que nos vendió Kane durante décadas.te f

¿Qué le recomendás a un dibujante que recién empieza y quiere mostrar su trabajo? ¿La autogestión? ¿Y si desea vivir de eso, cómo será su camino?

Depende del ámbito al cual dirija su trabajo. Yo he visto ejemplos exitosos de las dos cosas (dibujar en función del medio y bombardear editoriales con trabajo hasta que pase algo versus la autogestión permanente en función del parámetro propio y el vivir de otra cosa). El problema es que la palabra “éxito” no significa lo mismo para dos personas diferentes.

pingpong

¿Un dibujo animado?

Ahora, los primeros episodios del Popeye original de los Fleischer. Pero hay tantos que no sé qué elegir. Yendo al otro extremo, acabo de descubrir el trabajo de un animador-diseñador-director ruso de la década del 60, llamado, Perch Sarkisyan que es realmente increíble: no se puede dibujar tan bien. En fin.

¿Un dibujante argentino?

Lo que me entusiasma son los cruces y los resultados que se provocan entre varios. Uno sólo siempre empobrece. Pero, pongamos por caso, Juan Carlos Alonso.

¿Un dibujante extranjero?

Elijamos alguno del panteón: Lionel Feininger.

¿Un personaje de historietas?

Siempre me entusiasmó la moral de Cocoliso.SweePea

¿Un lápiz?

2B, mordido a conciencia.

¿Una utopía?

Las que resultan posibles de realizar nunca lo fueron, así que consignaré alguna improbable: una dictadura de enanos de cemento estaría bien.

¿Una película?

El Hombre Bestia (1934), el film rosarino de Camilo Z. Soprani que figura en “Té de Nuez”.

¿Papel o digital?

Trabajo en las dos cosas. Pero quiero ver el resultado en papel, siempre papel.

Tenés que elegir un sobre, sí o sí, uno dice la fecha exacta en qué morirás, y el otro, la manera en que sucederá. ¿Cuál elegis? 

La existencia de dichos sobres cuestionaría las bases mismas de mis creencias. Es notable que los suicidas se empeñen en escribirse siempre este tipo de cartas.

¿Creés en Dios?

Si.

unametaaaaa

Encontrarla.


Té de Nuez, de Editorial Común en venta AQUÍ

Web:
 http://www.lucasnine.com.ar/


Entrevista: Fer Casals y Valeria Massimino

Ilustraciones: “Té de Nuez” de Lucas Nine

 

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *