MARCO BERGER: Magia y deseo

En la obra de Marco Berger se destaca su sensibilidad para retratar relaciones en el borde del deseo, con una mirada desprejuiciada y vital. El jueves 6 de Agosto se estrena su nueva película Mariposa, donde además se permite romper esquemas narrativos. Hablamos con él sobre este momento en su carrera y alguno de sus gustos.


¿Cuándo te diste cuenta que lo tuyo era el cine?, ¿cómo era Marco de chico? 

Yo creo que me interesó de verdad cuando tenía quince años y unos compañeros de teatro me ofrecieron protagonizar un cortometraje para el colegio. Me encantó entender más o menos como funcionaba el cine, y de hecho empecé a escribir un guión de largometraje con uno de mis mejores amigos de ese momento, Gastón.

De chico siempre fui muy alegre, de muchos amigos, era el que unía grupos y trataba de que la gente se una. Era siempre bastante líder. También era muy solitario y muy peliculero obviamente. Tenía mucha imaginación e inventaba historias en mi cabeza todo el tiempo. Hace poco leí el libro de Ian McEwan que se llama “En las nubes”, y él cuenta que le marcaban eso todo el tiempo. Me sentí muy identificado. Yo vivía también en las nubes y me llevó mucho tiempo poder concentrarme en las conversaciones, muchas veces algo de lo que decía el otro me disparaba la imaginación y empezaba a viajar dentro de mi cabeza. 

Tu primer corto salío de la Universidad del Cine, ¿recomendás a los jóvenes que estudien o es mejor el camino autodidacta? 

El mejor camino es el que les dicte su intuición. A mi me sirvió mucho estudiar y me completó mucho toda la teoría, pero creo que todos somos diferentes y quizás hay personas que no sirven para estudiar y pueden crecer mejor haciendo su camino y leyendo e investigando por su cuenta. El arte no pide recetas, pide resultados, o sea que no importa cual sea el camino del cineasta sino los trabajos que logra hacer. Sí es verdad que hay un par de cosas específicas para entender el lenguaje que si es medio imprescindible entender. Si lo aprenden en una institución o por fuera es decisión de cada uno.

 ¿Te molesta la etiqueta “director de films de temática gay”?

No, me da lo mismo. Yo creo que hago películas y cuento historias. El mundo necesita etiquetar y organizar; y me parece perfecto. Lo malo sería que uno crea que es la etiqueta que te ponen. Muchas veces muchos artistas fueron etiquetados, pero su trabajo tenía una mirada muy personal sobre algo más allá de estar etiquetado en un grupo particular o movimiento determinado.

posters

 ¿Sin un buen guión no hay una buena película?

No creo. Yo soy muy fanático del guión y de la estructura para hacer una película, pero hay casos de películas extraordinarias que van organizándose y transformándose durante la filmación y terminan siendo películas muy interesantes, e incluso clásicos. Basta con pensar en cómo fue organizándose el guión de “8 y 1/2” de Federico Fellini, para darse cuenta que no hay fórmulas, y que el arte, repito, no tiene leyes ni reglas.

 Como guionista ¿Te dejas llevar por el texto o te estructurás con escaletas, etc.?

No. Yo empiezo a escribir un guión y no freno hasta terminar. Solo tengo ideas en la cabeza que se van desarrollando durante la escritura. Muchas veces las ideas, y hasta muchos giros en la historia, van apareciendo durante la escritura misma. Nunca vuelvo para atrás y nunca re-escribo. No lo planeo, simplemente sale naturalmente. Sin embargo estoy abierto a probar otras formas de escribir y no sé si esta formula va a servirme siempre.

Sí me pasa que escribo de corrido, en plazos medianamente cortos, y salgo un poco del mundo cotidiano, y me sumerjo en la historia. Suelo preferir escaparme de la realidad para escribir y dedicar esos días y noches a adentrarme y dejarme invadir por la historia.

 Tu filmografía es muy coherente, con vínculos entre los films, ¿es algo buscado o sale natural?

Está buscado y pensado. Me encantan las conexiones, los guiños entre las películas. Hay cosas que se dieron de forma natural pero hay muchas otras que están minuciosamente pensadas. Uno trabaja alrededor de obsesiones y claramente esas obsesiones aparecen y se presentan repetidamente. 

plan-b

Plan B (2009)

 ¿Considerás que el tuyo es un cine “dificil”, pensando en popularidad y taquilla? ¿Y si es así, como se rompe ese paradigma? 

No creo que mi cine sea un cine difícil, al contrario. Te puede gustar o no, pero siempre es bastante claro en la idea o de que pretende hablar. Yo creo que la popularidad de mi cine, hasta ahora, tuvo más que ver con que no teníamos medios o fuerza suficiente para empapelar la ciudad y apostar a muchos espectadores, pero si hubiésemos tenido esa pieza fundamental hubiésemos tenido mucha más llegada. Sin embargo creo que está bueno crecer de a poco, y hacerse fuerte lentamente.

Ausente (2011)

 Sexo y deseo, ¿son lo mismo?

No, para mi. El deseo muchas veces no está asociado al sexo, sino por el contrario al amor. Muchas veces hay deseo de una posesión amorosa que obviamente luego seguramente se vuelva carnal. También entiendo por deseo todo aquello que el hombre “sueña” que se vuelva realidad en cualquier en cualquier plano, no solo en el sexual.

Hawaii (2013)

 ¿Si tuvieras que “vender” tu última película MARIPOSA a alguien que no vio nada tuyo, qué le dirías?

Para mi vale la pena verla porque seguro es algo que nunca vieron en el cine argentino. Te puede resultar indiferente pero no vas a poder decir que no es original. Ahora si, si te llega a gustar lo más probable es que te encante y que te de vueltas en la cabeza varios días.

Mariposa (2015)

 ¿Cuánto tardaste en filmar Mariposa? ¿Alguna anécdota de la filmación, algo que te haya sorprendido de los actores?

La película se filmó en cinco semanas. Yo creo que muchas veces me persigue la magia durante mis rodajes. Yo suelo encontrar tréboles de cuatro hojas y durante la filmación de mi primer corto encontré cinco, son testigos mis compañeros de la universidad. A la mañana siguiente fuí muy temprano a la locación y, por primera vez en mi vida vi dos liebres salvajes, sentía que estaba en Alicia en el país de las Maravillas. Introduzco esto para contar que durante Mariposa, que son realidades paralelas, casualmente apareció la noticia de que Renee Zellweger se cambió la cara, como si se hubiese duplicado; su antes y su ahora. También vi un tornado, a lo lejos, desde el auto volviendo de Lomas de Zamora. Ahí pensé que flasheaba pero después estaba en el noticiero. Otro día también mirando el cielo vi como desaparecía una estrella. Nunca voy a saber si en serio logré ver ese momento realmente o simplemente era un satélite que justo se ocultó con la tierra y dejo de brillar por perder contacto con el sol. Magia.

 ¿Tu próximo proyecto?

Hoy me encuentro filmando “Dos Elefantes”, mi próxima película. Protagonizan Guillermo Pfening y Lautaro Delgado.

pingpong

¿Una película?

El Jardín de Cemento de Andrew Birkin. (The Cement Garden, 1993)

318b7c23145b7ed0d0bfeec9b69a9807

¿Un director?

Kim ki Duk.

¿Un final de película?

Ausente, mi segunda película. 

¿Un corto?

Love You More (Sam Taylor-Johnson, 2008)

¿Un actor?

Gary Oldman

¿Un romance en una película?

Blade Runner.

¿Una comida?

Ají de gallina, plato peruano.

¿Si pudieras retroceder en el tiempo a qué hecho histórico irías?

A la revolución cubana.

¿Un amor?

Federico García Lorca.

¿Lugar ideal para vacacionar?

San Marcos Sierras, Córdoba.

¿A qué hora te vas a dormir?

Un poco después de la medianoche.

¿Un político?

Cristina Fernández de Kirchner.

¿Creés en Dios?

Si. Y él cree en mi.UNAMETA

 

Entrevista: Valeria Massimino y Fer Casals

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *