EL CLAN

poster_final_para_argentina_de_el_clan__2015___by_dwowforce-d91kv0rDirección Pablo Trapero
Guión Pablo Trapero
Colaboración autoral Esteban Student y Julián Loyola
Producción Hugo Sigman Matías Mosteirín Agustín Almodóvar Pedro Almodóvar Esther García y Pablo Trapero
Producción ejecutiva Leticia Cristi y Pola Zito

Coproducción Axel Kuschevatzky y Gabriel Arias-Salgado
Fotografía Julián Apezteguia
Música Sebastián Escofet
Montaje Pablo Trapero y Alejandro Carrillo Penovi
Protagonistas
Guillermo Francella
Peter Lanzani
Gastón Cocchiarale
Lili Popovich
Franco Masini

Detrás de las caretas de una familia bien constituida en hogar, patria e iglesia, los Puccio escondían el horror de una práctica casi deportiva durante la dictadura militar: el secuestro seguido de muerte. Trapero usa el soundtrack (David Lee Roth, Virus) y las imágenes de archivo (Alfonsín, Galtieri) para retratar el momento bisagra que significó la transición entre la dictadura y la democracia, por lo cual se ahorra tener que explicar los motivos detrás de la acciones. El contexto lo explica absolutamente todo.
Los asesinatos de Manoukian y Aulet (pese a que sus familias habían pagado el rescate) y el de Naum que intentó escapar y también fue asesinado son el nudo de la historia cuyo desenlace es el último de los secuestros que llegaron a perpetrar, el de Bollini de Prado que fue rescatada por la policía. Luego de eso el film muestra el entramado judicial de un hombre que se creía impune y una situación de la vida real que resultó cinematográfica y que Trapero elige para cerrar el film.
Filmada con un pulso clásico, sobrio y ayudado por el formato anamórfico, Trapero presenta un film comercial pero profundo donde se supera como director en forma y calidad. Una gran producción en todos los niveles, una fantástica recreación de época y vestuario coronado por excelentes actuaciones. El Francella que conocemos desaparece debajo del rostro frío de Arquímedes Puccio y provoca rechazo y miedo a la vez, y la actuación de Peter Lanzani resulta una revelación componiendo al perturbadísimo Alejandro Puccio. Una historia que genera interés y escalofríos aún 30 años después de sucedida, contada de manera atrapante y dirigida a las masas que seguro colmarán los cines argentinos. –Fer Casals

7 de 10

La película reconstruye lo que fue la familia Puccio. Una familia que parecía “perfecta” para la sociedad, para el paquete barrio de San Isidro.
El film cuenta la historia de todos los integrantes, y en donde toda la familia era cómplice del secuestro y asesinato de personas en la década del ´80. Se cree que los Puccio mataron a docenas de personas, pero la película -explicó Trapero- se concentra en cuatro casos de 1982, 1983, 1984 y 1985. “Eso significa que abordamos los dos últimos años de la dictadura y los dos primeros de la Democracia”, aclara.
El film pone el contexto histórico para que las nuevas generaciones también vean lo que sucedía en la Argentina y para otros, rememorarlo.
Trapero muestra a la perfección ese momento, y en todos los aspectos: vestuario, una imagen con colores que nos llevan a esa época, porque Trapero está en los detalles. También hay que destacar los parecido físicos que lograron los personajes. Son excelentes las interpretaciones de Guillermo Francella (Arquímedes Puccio), que no se reconoce en pantalla: frío y extraño, poco sociable, distinto en su totalidad, metido en la piel de Arquímedes. Y Peter Lanzani (Alejandro Puccio, hijo mayor), luciéndose y sorprendiendo a los espectadores, un impecable papel, que le cambiará el curso de su carrera. ÉI interpreta a aquella estrella del club de rugby CASI, y jugador del seleccionado Los Pumas. También se someterá a la voluntad de su padre para identificar posibles candidatos, sirviéndose de su popularidad para no levantar sospechas.
La música también cumple un rol importante dentro del film, canciones de la época que atenúan un poco las intensas y dramáticas escenas.
Un guión difícil a la hora de escribir y describir qué hacían los Puccio puertas adentro ¿Cómo funcionaban dentro de esas cuatro paredes, mientras en el sótano tenían a víctimas secuestradas? Como dice el slogan: la realidad supera a la ficción.- Valeria Massimino

8.5 de 10

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *