JUAN CARLOS PALLAROLS: “El dueño del bastón es el pueblo”

Juan Carlos Pallarols es un reconocido orfebre en todo el mundo. Desde el re inicio de la democracia realiza los bastones presidenciales. Y esta importante tarea ya comenzó este año.

Por Valeria Massimino
Fotos: Fer Casals

Juan Carlos Pallarols nació el 2 Noviembre de 1942, es el cuarto de ocho hermanos y pertenece a la sexta generación de orfebres. Hijo de Carlos Pallarols Cuni, reconocido platero catalán. Ya desde pequeño, Juan Carlos comenzó a sentir pasión por este peculiar arte. El taller Pallarols existía ya en el año 1750.
En 1983 fue cuando empezaron a contactarlo para que sea él quien se encargue de la creación de un nuevo bastón Presidencial. Juan Carlos ya tenía una importante carrera y había hecho significativas obras de orfebrería para el mundo.
El secretario de la casa militar de Presidencia de la Nación, Adolfo Scilingo, fue quien lo contacta para pedirle un presupuesto para el nuevo bastón, e incluso le mandaron un plano del mismo. Luego de eso pasó un tiempo, y un día a la noche el Dr. Raúl Alfonsín lo llama a la casa.

“Recuerdo que mi hijita atendió el teléfono, era tarde, y me dice que me llamaba el Presidente de la Nación. Por supuesto pensé que era una broma, pero si, era el Presidente y quería empezar a usar un nuevo bastón”, explica y agrega: “No me parecía que el antiguo bastón era el adecuado para la Argentina, por eso creé otro modelo. Fue bastante duro imponer un bastón argentino, con sello argentino. Pero finalmente el Dr. Alfonsín lo aceptó. Por supuesto que sentí orgullo y responsabilidad. Y empecé a llamar gente para que colabore en la tarea”.

Pallarols cambió oro por plata 925 para la empuñadura, porque Argentina (Argentum) es plata, y sobre ella talló 24 cardos que representaban a cada provincia, sumado a tres pimpollos sin florecer en alusión a las islas del Atlántico Sur (Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur). Solo un detalle de oro: el Escudo Nacional.

Cada bastón tiene entre 85 a 95 cm, pero la medida dependerá de lo alto o bajo que sea el presidente de turno.
El bastón presidencial argentino hasta 1983 era confeccionado con caña de Malaca, los Ricciardi eran quienes lo hacían, y durante 30 años se había utilizado el modelo anterior. Tenía detalles de oro macizo y un par de borlas. A partir de la presidencia de Alfonsín los bastones presidenciales son hechos con la criolla y noble madera de urunday (dotada de una excelente veta, brillo y de madera incorruptible) y el metal preferido es la plata.

“Yo pensé que la madera del bastón era la apropiada porque tenía unas condiciones que de imitarlas el presidente sería el mejor presidente. Es una madera noble, dura pero flexible. Inquebrantable, que tiene una sabia tan rica en ceras y resinas que al frotarlas y pulirlas brillan por su propia fibra, no precisa lacas o barnices. Es una de las pocas maderas que no se dejan atravesar por polillas o el bichito carcoma, es una madera que no se corrompe fácilmente. Todas esas virtudes eran ideales para que el presidente las tuviese, que no se corrompa, que sea rígido pero no inflexible y que brille por su propia obra”, explica el orfebre.

Pallarols pensó en plata porque además no es tan costosa. Un bastón se hace aproximadamente en un mes. Y un año antes comienza con la tarea del cincelado, porque Juan Carlos hace que la gente participe. “El verdadero dueño del bastón es el pueblo, yo sólo soy un instrumento. Detrás del bastón está todo el pueblo”, dice.
Desde hace años Pallarols recorre las provincias para que las personas cincelen, dándole un valor simbólico para la confección de cada bastón democrático. Y con cada golpe quedó el sello de la gente, porque el pueblo pone su fe hacia el nuevo mandatario. “Desde la democracia de 1983, todos los bastones que usaron los presidentes tiene el golpecito de los argentinos”, añade.

En 2003 Pallarols se instaló en Galerías Pacífico para abrir las puertas a la gente. Más tarde redobló la apuesta y eso lo derivó en una cruzada por toda la Argentina para que niños, padres y abuelos pudieran cincelar aquella empuñadura “A las personas les emociona poder participar directamente, ser los autores por un segundo del bastón de mando”, cuenta Pallarols. También se acompaña con un libro de firmas del bastón, en dónde la gente deposita su verdadero ejercicio de poder del pueblo, es decir: la democracia.
En el bastón de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, participaron 3 millones 26 mil personas. Néstor Kirchner hizo un decreto convirtiendo al bastón en emblema patrio.
Después de cada mandato cada presidente se queda con el bastón de mando, pudiéndolo donar al Museo de la Casa Rosada, o guardárselo como recuerdo. Desde el año 1983 Juan Carlos ha hecho los bastones presidenciales de: Raúl Alfonsín, Carlos Menem (en las dos ocasiones), Fernando De La Rúa, Ramón Puerta, Adolfo Rodríguez Saa, Eduardo Camaño, Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner (en ambas ocasiones).
Juan Carlos es un apasionado en toda tarea que realiza, tiene obsesión por el detalle y eso le da un verdadero sello de excelencia a cada creación que hace. “Sin pasión no obtenemos nada”, señala.
Actualmente trabaja en decenas de obras que le solicitan y está realizando el Cáliz del Papa, recorriendo el país y el mundo para que todos puedan dar el golpecito de fe. Juan Carlos Pallarols reside en el barrio porteño de San Telmo, donde tiene su taller, un local de ventas, y un museo familiar que es visitado por institutos de arte, turistas, funcionarios, y artistas de todo el mundo.

El Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires lo designó Ciudadano Ilustre el 19 de junio de 1996, en reconocimiento de su trayectoria artística y su participación en la cultura argentina.

AlfonsinAKirchner2

MASCARA MORTUORIA DE EVITA
Carlos Pallarlos Cuni, el padre de Juan Carlos, fue el encargado de hacer el monumento a Eva Perón, el mismo tenía que ser de plata batida de 1 mm, para así poder levantar el monumento con facilidad cada 26 de Julio para honrarla. Pero en 1955 la revolución interrumpe el gobierno de Perón y con el decreto 4161 (de desperonización) se obliga al pueblo a destruir todo el material relacionado con el peronismo. Carlos Cuni se ve obligado a demoler el monumento que comenzaba en 1952. Pero escondió trozos de la obra y los moldes del rostro de Evita. Años más tarde Juan Carlos Pallarols terminó la obra que comenzó su padre.

PallarolsCuadroSanMartin
LAS ROSAS DE PALLAROLS
Las rosas que crea Juan Carlos son únicas y especiales. Ha hecho rosas para grandes celebridades de todo el mundo, como Liza Minelli y Máxima zorreguieta. Cinceló la rosa en honor a Lady Di tras su muerte en 1997. También ha hecho trabajos para Frank Sinatra, Alain Delon, Michail Baryshnikov, Maia Swarowski, el Rey Juan Carlos Borbón, entre otras figuras.

Más información: pallarols.com.ar

PallarolsFuego

Acerca del autor /


3 comentarios

Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *