Cariló: un bosque junto al mar

A solo 360 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires se encuentra Cariló, localidad del partido de Pinamar. Una pequeña burbuja, con un “mágico” bosque en su interior. Un lugar privilegiado para vivir.

Como dicen los abuelos es “otro aire”, y eso es real. Otra calidad de vida. Cariló constituye una reserva natural de bosque, dunas y playa con una extensión de tres kilómetros de frente marítimo y unos dos kilómetros desde el mar Argentino a la Ruta 11, que la separa del partido de General Madariaga.

Cariló es una palabra de origen mapuche que significa “médano verde”, y tiene sentido porque transmite exactamente lo que se ve y se vive dentro de esa “burbuja de cristal”. La mayoría de las casas son de fin de semana o para vacacionar, son pocas las familias que viven dentro de Cariló, pero escaparse todas las veces que se pueda, es un verdadero placer.

De común acuerdo entre la Municipalidad y los propietarios, se consensuó un COU (Código de Ordenamiento Urbano) que establece que los lotes tengan proporciones generosas, y los espacios libres de construcción en los mismos también lo sean, con el fin de asegurar una baja densidad edilicia y evitar el excesivo deterioro del bosque. Y toda estructura edilicia se caracteriza por estar construida en madera y piedra, rodeados de toda la naturaleza tan característica y especial del lugar.

En ese pequeño mundo no hay cables en el cielo, todo pasa bajo tierra, para que no perturbe la visión, y la esencia de bosque quede intacta.

20150831-058

_DSC519v4

20150831-080

20150831-078

20150831-101

Qué hacer en Cariló

Deportes, compras, paseos, cabalgatas, caminar y disfrutar de la inmensa y preservada playa. El contexto invita y motiva a hacer lo que uno quiera sin estresarse. La calidad de vida es proporcional al costo. Hay más de 50 ofertas gastronómicas, también compras en las galerías del centro, donde pueden encontrarse desde conocidas marcas de indumentaria a productos artesanales de todo tipo: quesos, jaleas, sahumerios, artesanías en cerámica y chocolates.

_DSC5129

20150831-036

20150831-035

20150831-033

Un local con gran variedad de artículos y “magia” es “Leyendas” (artesanías propias de un bosque con nombre propio) en el Paseo Epuyén.

20150831-045

20150831-044

20150831-151

En restaurantes, encontramos a La Pulpería, siendo su especialidad las carnes, se encuentra dentro de la galería Patio de La Pulpería, y es uno de los lugares con más historia, ya que la primer Pulpería data del año 1985, fue la primera parrilla de Cariló, y en esta nueva versión conserva detalles restaurados de la anterior.

20150831-048

Por otro lado Tiramisú, es un restaurante con cocina de autor, y especialidades en pastas, uno de los mejores de Cariló. Y es parte de una bella hostería. (Hostería de Cariló)

20150831-112

Dónde alojarse

Uno de los Hoteles que visitamos fue Costa Cariló. Con perfecta vista al mar, ideal para relajarse, y cuenta con todas las comodidades para una estadía placentera: spa, sala de juegos, sauna seco, ducha escocesa, baño finlandés, pileta climatizada, sala relax con vista a jardines, y gabinetes para masajes y cosmetología. Empezando el día con un desayuno variado para todos los gustos, acompañado de una excelente atención. Amplias habitaciones con todo lo necesario para culminar el día de la mejor manera.

20150831-084

20150831-107

20150831-051

20150831-057

_DSC5271

Equipo de Costa Cariló

CARILÓ: El origen data del año 1920, Héctor Manuel Guerrero, con 28 años de edad comienza la fijación y forestación de médanos vivos en la Estancia “Dos Montes”. Dicho establecimiento rural tenía el Potrero “Médanos”, de 1700 hectáreas. Pero había múltiples problemáticas: temporales, hormigas y liebres, falta de caminos y transporte, etc. La familia Guerrero había heredado de su padre Carlos un campo sin mejoras, pero a los pocos años, ya tenía casco de estancia y más de 200 ha frutales.

En 1935, la plantación llega al mar. El cambio de hábitat había comenzado a modificar el ecosistema local. Las aves lugareñas comenzaron a anidar en lo que Guerrero bautizó como “Cariló”.

En 1970, se cierran los viveros al haberse completado la fijación y forestación del total de la propiedad privada. Los hijos del fundador designan las calles perpendiculares al mar con nombres de plantas; y a las paralelas al mar, con nombres de aves regionales, en orden alfabético.

Agradecimientos

Hotel Costa Cariló

Webhttp://www.costacarilo.com/

Facebookhttps://www.facebook.com/CostaCariloHotel

_DSC5255

En la vida no se puede tener todo, sin embargo, es necesario aspirar a ello, porque la felicidad no es una meta sino un estilo de vida. Federico Moccia

Texto: Valeria Massimino

Fotos: Fer Casals

Etiquetdo con:     , , , , , ,

Acerca del autor /