EL MUNDO DE LOS CARTELES: Llega “SICARIO”

Director Denis Villeneuve
Guión Taylor Sheridan
Productores Basil Iwanyk | Thad Luckinbill | Trent Luckinbill
Música compuesta por Jóhann Jóhannsson
Director de fotografía Roger Deakins
Montaje Joe Walker
Dirección de casting Jo Edna Boldin | Francine Maisler
Dirección de arte Paul D. Kelly | Bjarne Sletteland
Diseño de producción Patrice Vermette
Diseño de vestuario Renée April

Reparto:
Emily Blunt (Kate Macer)
Josh Brolin (Matt Graver)
Benicio Del Toro (Alejandro)
Daniel Kaluuya (Reggie)
Jon Bernthal (Ted)
Jeffrey Donovan (Steve Forsing)
Victor Garber (Jennings)
Raoul Trujillo (Rafael)
Maximiliano Hernández (Silvio)
Julio César Cedillo (Fausto Alarcón)
Lora Martinez-Cunningham (Jacinta)

En la zona fronteriza sin ley que se extiende entre Estados Unidos y Mexico, Kate Macer (Emily Blunt), una idealista agente del FBI, es reclutada por Matt Graver (Josh Brolin), un oficial de las fuerzas de élite gubernamentales, para ayudar en la creciente guerra contra las drogas. Liderados por Alejandro (Benicio Del Toro), un enigmático consultor con un oscuro pasado, el equipo se embarca en un viaje clandestino que obligará a Kate a cuestionarse todo aquello en lo que cree si quiere sobrevivir. Con dirección de Denis Villeneuve (Prisoners), protagonizada por Emily Blunt, Benicio Del Toro y Josh Brolin, SICARIO cuenta con guión de Taylor Sheridan; y en su equipo técnico destacan talentos como el director de fotografía once veces nominado al Óscar, Roger Deakins, el montajista Joe Walker y el compositor nominado al Óscar, Jóhann Jóhannsson.

S_D05_01387.NEF

S_D037_09788.NEF

S_D040_10409.NEF

El rodaje

Ciudad Juárez se encuentra justo al otro lado del río, mirando desde El Paso, Texas, pero para quienes viven allí, se trata de un mundo aparte. Lo que alguna vez fue una ciudad fronteriza pujante se transformó en la “capital mundial de homicidios”, con mucha gente viviendo presa del miedo y no pocas veces en condiciones de pobreza extrema. El declive de la ciudad se hizo evidente en el paisaje: sembrado de fábricas maquiladoras abandonadas (maquiladora es una empresa que importa materiales sin pagar aranceles; su producto se comercializa en el país de origen de la materia prima), que son propiedad de empresas extranjeras, una industria que fue testigo de una época de comercio global que ha abandonado el norte de México. Llegó un momento en que eran tantas las personas que desaparecían diariamente, tantos cadáveres que surgían de la nada, que los noticieros ya ni siquiera se ocupaban de consignar aquello. A pesar de que la tasa de asesinatos ha caído desde 2012, la ciudad sigue siendo uno de los lugares más peligrosos del mundo para ejercer periodismo e investigación, y nuevos cárteles están surgiendo. ¿Cómo haría entonces una película para penetrar en la engañosa realidad de ese mundo? No fue nada fácil. Hasta la búsqueda de locaciones semejaba una operación militar. El productor Basil Iwanyk recuerda: “Cuando decidimos viajar a Ciudad Juárez no pudimos hallar una sola agencia de seguridad norteamericana que nos diera oficialmente el visto bueno para cruzar la frontera. Acudimos entonces a un contacto del lado mexicano que previamente había llevado allí a un equipo de CNN algunos años atrás, quien a su vez contactó a un montón de agentes federales encubiertos que nos sirvieron de guías. Llevaban subametralladoras al frente del coche y nos daban instrucciones específicas, como que trajera siempre mis lentes -uso lentes de contacto- en caso que nos detuvieran para secuestrarnos. Manejábamos una camioneta blanca porque sólo los narcos manejan camionetas negras, así que si viajas en una camioneta negra puedes convertirte en un objetivo”. “Valió la pena hacer el viaje por la película y entendimos lo que era Ciudad Juárez; hizo que la visión de Denis se congelara. Algo que te impacta de Ciudad Juárez es que la vida sigue –los niños juegan a la pelota y la gente continúa con su vida diaria– pero, al mismo tiempo todo está cubierto por un manto de oscuridad y crimen”. Se llegaron a filmar las panorámicas allí.

El paisaje que se ve en pantalla es precisamente la Ciudad Juárez real. Aunque, la mayor parte del rodaje se llevó a cabo en Albuquerque, Nuevo México; en El Paso, Texas; y en Veracruz, México. Villeneuve quedó fascinado con el terreno fronterizo, salió a capturar la dura, árida, pero poética esencia del páramo, un paisaje que parece reflejar a la perfección aquello por lo que Kate está pasando internamente. Villeneuve trajo consigo a un grupo de sus colaboradores de confianza para dar vida a la parte visual de la película, incluyendo el director de fotografía Roger Deakins, 11 veces nominado al Oscar®; el director de arte Patrice Vermette, también nominado al Oscar®; y la diseñadora de vestuario Renée April, cuyos trabajos abarcan desde el realismo de Prisoners hasta la fantasía salvaje de Rise of The Planet of the Apes. “La cinta plantea preguntas sobre la forma de los estadounidenses para solucionar sus problemas con la frontera”, señala el director Denis Villeneuve, “muchas veces al margen de la ley”. “Si la gente acude esperando aprender algo nuevo sobre los cárteles, se llevará una decepción”, avisa. Sicario es un retrato desde adentro, visceral, de la guerra contra las drogas. Expone un mundo de cuestionamientos difíciles y respuestas aún más duras. Pone a prueba la fortaleza humana y emocional en un mundo que nos obliga a luchar contra sentimientos, deseo y moral. En ese mundo difuso, la única ley inviolable es aquella de mantenerse con vida para seguir luchando al día siguiente.

SICARIO_Poster_OK

Acerca del autor /