Dexter (2006-2013)

 


23/9/14


Por Fer Casals


Luego de dos primeras temporadas fascinantes con el asesino del camión de hielo que resulta ser su hermano y Doakes develando quien es el carnicero de la bahía, la tercera temporada encontró a Dexter en una trama menos interesante sostenida en gran medida por la gran actuación de Jimmy Smits, la cuarta fue el pico creativo de la serie: el asesino de la trinidad que termina matando a su esposa Rita, aquél fue el momento de mayor profundidad del personaje.

La quinta y sexta presentaron el caso “Santa Muerte”, la introducción del interés romántico Lumen y el asesino del fin del mundo, finalmente Debra confiesa su amor por Dexter y se entera quién es realmente su hermano. En la séptima temporada había mucho para explorar pero la serie empezó su descenso argumental, Debra comienza a ayudar a Dexter con su “problema” algo que debido a la personalidad de Debra construída en las seis temporadas anteriores nunca hubiésemos imaginado que podría hacer, a la par llega Hanna por quién Dexter empieza a sentir desmedido apego, algo que también esta fuera de la construcción de su carácter durante las temporadas anteriores, en el final Debra elige asesinar a LaGuerta la jefa de la policía de Miami para encubrir a su hermano.

Asi llegamos a la octava, última y peor temporada, por donde empezar? cualquiera con sentido común hubiese imaginado que siendo estos los episodios finales los guionistas podrían corregir el desaguisado en la trama y los personajes, por ejemplo tomando el camino simple y ni siquiera arduo de lidiar con el dia después de la tensión post asesinato de LaGuerta como núcleo y el secreto de Dexter expuesto para generar una historia de “cazador/cazado”, en cambio los episodios se “sintieron” como los de una temporada más, a saber: subplots entre rídiculos y poco interesantes: la hija de Masuka (?) la relación de Quinn y Jamie, con profundidad de telenovela venezolana. Evelyn Vogel, en el transcurso de un mes está mujer se convirtió en una madre para Dexter, con una conexión única entre ambos, algo absolutamente increíble para alguien carente de empatía como Dexter y con la suficiente inteligencia para saberse manipulado por otra persona.

Cierren la estación de policía de Miami Metro, durante 8 temporadas jugamos a creer que Dexter podía tomar a todos por estúpidos modificando pruebas para inculpar o exculparse, pero todo tiene un límite. El encubrimiento del asesinato de LaGuerta no tiene sentido, LaGuerta lo acusó delante de todo el departamento de asesino y cuando es asesinada a quién envian a analizar las pruebas a la escena del crimen? a Dexter. La caja con pruebas incriminantorias sobre Dexter y Debra cae en manos del mejor detective: Batista, que las descarta sin revisarlas. Oliver Saxon el cirujano cerebral y Zach Hamilton, dos personajes puestos en función de la más zonza historia, Vogel le dice a Dexter que mate al cirujano cerebral, Dexter no quiere, pero finalmente cede. Vogel le dice que mate otros asesinos seriales, Dexter encuentra a Zach, Vogel le dice que no lo mate, Dexter dice que necesita hacerlo “dark passanger, bla,bla,bla”, Vogel dice que no lo haga, Dexter cede y dice que le enseñará el codigo de Harry y le revela que el cirujano cerebral es su hijo y que va a matarlo, Vogel le dice que no lo mate, Dexter dice necesitar matarlo y le muestra un video de Saxon asesinando a Zach, Vogel le dice que mate a su hijo, Saxon se pone celoso (?) de Dexter y decide matar a su madre, Saxon le ofrece olvidar todo y no matarse el uno al otro (?) y mata a la madre, Dexter siente que debe vengar la muerte de la mujer que conoció hace treinta dias y que lo manipuló desde el primero lo que finalmente lleva a la muerte a Debra.

Cabe preguntarse si el guión fue escrito por el actor que interpreta a Harrison. En medio de todo eso tuvimos un intento de asesinato/suicidio de Debra a Dexter arrojando un auto a un conveniente lago que no tuvo ninguna consecuencia emocional en los personajes, a las horas se juraban amor de nuevo. Debra cubriendo a Hanna a quien detestó durante toda la temporada anterior y el hecho que el “brillante” plan de Dexter es escapar a la Argentina con una asesina en la cual deposita su confianza en la forma de su hijo de cuatro años. La mención de nuestro país en la serie se había limitado a los productores bajando de internet algunas fotos, en el episodio final sin embargo caen en el cliché hollywodense de nombrar al “gaucho” y cerrar con una escena de ciencia ficción donde se ve un obelisco (será el de Washington?) rodeado de edificios desconocidos para nosotros en el marco de un barcito francés que no existe en la vida real.

En los insufribles minutos finales, Dexter roba el cuerpo de Debra a plena luz del dia de un hospital público que dá al mar donde estaciona su yate (porque no? a esta altura ya nada tiene sentido en la serie) y navega hacia su no-muerte en el centro de un huracán. Comparar a Dexter con otra serie que finaliza pronto (Breaking Bad) es injusto con Breaking Bad. El final de Dexter estuvo lejos de ser brillante y profundo como el de “The Shield” tampoco fue débil como el de “The X- Files” edulcorado como el de “Lost” o demasiado sutil como el de “The Sopranos” el final de Dexter fue imperdonable porque insultó la inteligencia de los fans que creían conocer la conducta de los personajes que acompañaron durante 8 años vulnerando la última frontera: la coherencia. La escena final encuentra a Dexter barbado, trabajando en algún lugar de la vasta norteamérica, en silencio, nos mira y se mira, sin emoción, completamente vacío, su expresión es un espejo en que los fans de la serie nos reflejamos: la nada.

7 de 10


 

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *