STAR WARS EL DESPERTAR DE LA FUERZA

INFANCIA RESTAURADA

Treinta años después del final de la trilogía original todo vuelve a la normalidad en la galaxia. En el medio, tres precuelas, una peor que la otra (La Amenaza Fantasma 1999, El Ataque de los Clones, 2002 y La Venganza de los Sith 2005) cortesía de George Lucas, a quién le debemos toda la maravilla del universo que creó, pero que con esa nueva trilogía puso a los fans en insurgencia.

Bastaron apenas 4 billones de dólares para que Lucas venda los derechos de toda su creación a Disney que rápidamente comenzó a sondear productores, asi llegó Katheleen Kennedy, de la mano de Spielberg que se negó a dirigir el film pero convenció a J.J. Abrams a hacerlo, lo cual inició automáticamente un buzz positivo entre los fans. J.J. venía de revitalizar las franquicias de Mission:Impossible y Star Trek.

El despertar de la fuerza, es un gran film no sólo en producción. Abrams resuelve el código que el propio creador de la saga no pudo y lo hace con armas genuinas como algunos de los efectos “prácticos” del filme. Construcción de personajes y sentido de propósito.

Toda la cautela y dudas que generaba en los fans este episodio VII son respondidas: ¿Valió la pena volver a ver a los personajes originales de la saga? Si. Son el corazón del film y los generadores de guiños. Imprescindible. ¿Puede Star Wars finalmente tener un personaje femenino fuerte? Si. Rey es la estrella del film y se deja bien claro que nunca es la “damisela en apuros”. Inspiración para las nuevas generaciones. Un filme de Star Wars que pasa el test de Bechdel. Impensado. ¿Los efectos? Perfecto balance entre animatronics, maquillaje y CGI. El diseño de los personajes nuevos homenajea y agiganta el universo. ¿Y los viejos? Nunca se vio un Almirante Ackbar tan bello. ¿Y la historia? Simple pero efectiva, sabemos adonde va pero mucho no importa al ser el viaje tan disfrutable. ¿Entonces es “fan service”? Si y no, abraza el pasado para setear el futuro de la nueva trilogía, es todo lo que queríamos, pero con mejoras.

“El despertar de la fuerza” funciona en todos los aspectos, guión, humor, actuaciones, efectos, respeto por el pasado y visión de futuro, nadie saldrá decepcionado -incluidos los niños de hoy- y los niños de ayer disimuladamente regresarán a un lugar que nunca abandonamos: casa. -Fer Casals


9.5 de 10

NO SOY FAN

No soy fan, nunca lo fui. No es mi universo Star Wars, tampoco mi vida, pero desde chica vi pasión, obsesión y emoción en torno a ese inmenso mundo creado por George Lucas.

Recuerdo a William Shatner – de la otra saga que genera pasiones, Star Trek- decir en un sketch de Saturday Night Live  “Get a life” y me reí mucho. No hay límites cuando una persona es fan… El cine es pasión.

Esta séptima entrega superó las expectativas, no solo de los fans, sino de una persona común, que ve cine, que ama el cine, y que ama la fantasía, la ciencia ficción, y ver en pantalla grande una aventura galáctica única, es emocionante. Está repleta de efectos especiales durante los 135 minutos, en donde hay adrenalina, no hay baches, hay humor, peleas bien ensayadas. Hay todo lo que puede pedirse en este género. Hay guiños para los fanáticos y emoción para las viejas generaciones, en especial al ver a Harrison Ford y a Carrie Fisher otra vez. (¿Qué habrá pasado que no se vieron por 30 años…?)

Y fue así que treinta años después de la victoria de la Alianza Rebelde sobre la segunda Estrella de la Muerte (hechos narrados en el episodio 6: El retorno del Jedi), la galaxia está todavía en guerra y una nueva República se ha constituido, pero una siniestra organización, la Primera Orden, ha resurgido de las cenizas del Imperio Galáctico.

La Princesa Leia, con otro peinado (más de abuela) es ahora una General y sigue siendo la reina guerrera de la resistencia. Y Han Solo ha estado por todos lados con su inseparable y fiel amigo Chewie. En esta oportunidad Star Wars, El Despertar de la Fuerza, nos muestra y recuerda a la idea original, la esencia de la saga.

Nos encontramos con los héroes de siempre, que luchan ahora en la Resistencia, y se suman nuevos: Poe Dameron, un piloto de caza, Finn, un desertor de la Primera Orden que brinda una cuota de humor, Rey, una joven chatarrera que cambiará todo (muy buena actuación en esta joven que promete), y también un BB-8, androide rodante (la cuota de diversión y “ternura”).

También se aprecia una excelente actuación de Adam Driver, como Kylo Ren, el nuevo Señor Oscuro, cruel y rencoroso.

No analizaré todo técnicamente sobre el film, ya está todo dicho (casi). Lo real es que J.J. Abrams cuidó el universo de su único creador, y brindó al público lo que ellos esperaban… y un poco más. – Valeria Massimino

8.5 de 10

Lo que perturba: algunos fans con sable (no, broma) 

Lo que deslumbra: Han Solo… Y que ahora una mujer, tiene la fuerza. Sucedió en el año 2015, de la mano de J.J. Abrams (gracias)

 

Acerca del autor /


1 comentario

Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *