JOY – EL NOMBRE DEL ÉXITO

JOYLESS

Cuando alguien se refiere a una historia tipo “Cenicienta” inmediatamente nos imaginamos un recorrido de un personaje desde la pobreza y la humillación a la riqueza y grandeza. Esto es lo que sucede en “Joy” pero no es sólo una alegoría, la protagonista aquí literalmente limpia los pisos y sufre a una hermanastra mala. Su zapato de cristal es un palo de plástico y su príncipe que la lleva a una vida mejor son las televentas. Es lo que hay.

Rusell continúa la caída artística que empezó con el éxito de público y crítica “El lado luminoso de la vida” (Silver Lining Playbook, 2012) que le dió un Oscar a Jennifer Lawrence, y siguió con el pretencioso bodrio “Escándalo Americano” (American Hustle, 2013). En este caso el gran problema del filme es un guión que sólo se recuesta en la exposición; si un personaje va a hacer algo, lo dice antes, luego vemos esa acción. Si un personaje siente algo, lo dice, así construye una narrativa pobre y sobreentendida que paradójicamente se mofa de las telenovelas. Para subrayar todo aún más -por si hiciera falta- está la voz en off de la abuela de Joy que continúa relatando inclusive después de muerta! No hay un plano memorable en toda la película, Russell nunca fue Scorsese, lo sabemos, pero no narrar en imágenes es un pecado demasiado grave.

Basada en una historia real que habría que repensar si valía la pena contar, Russell describe a una Joy (Lawrence) prácticamente como una santa sólo por tener una familia disfuncional y haber relegado sus sueños. Y a su familia como malvados egoístas. Y es precisamente su familia una caricatura (como todo en el filme) pero no en el buen sentido como en The Royal Tenenbaums, aquí los trazos gruesos no dan lugar a ninguna sutileza ni doble lectura.

Joy inventa un sistema para hacer más eficiente el trapeado del piso, lo patenta, pero la estafan, se lo pitchea a un productor televisivo que tiene una de las primeras cadenas de televentas, la estafan de nuevo, pero… happy ending. Para un estadounidense la idea de éxito en la vida es ser o no ser millonario, capitalismo puro y duro, la película celebra la creación por parte del matrimonio entre medios y empresas de la necesidad de adquirir productos innecesarios, en el medio el personaje de Joy como subrogante de la audiencia y nada más. 

Las correctas actuaciones protagónicas (Lawrence, De Niro, Cooper) no alcanzan para salvar una historia poco inspiradora que si no fuese por el talento que reúne pasaría desapercibida. – Fer Casals

2 de 10

Joy Mangano (Jennifer Lawrence) es una humilde trabajadora de Long Island y madre de tres hijos, pero con muchas ideas… solo su abuela fue quién creyó en ella en esa disfuncional familia. Tener una idea es fácil, llevarla a cabo, complejo. Joy inventa un sistema para hacer más eficiente el trapeado del piso (el famoso lampazo), lo patenta, pero la estafan, y nada es justo (la vida no es justa)…  Encima todo esto sucede en medio del furor de las ventas telefónicas, en la década del 80. El momento ideal para comprar y comprar sin moverse de casa (Llame YA!)

Recuerda al film “Holy Man” (1988), con Jeff goldblum y Eddie murphy (que no envejece), que trata sobre ese mundo y la manera de cómo se debe vender.

Podemos decir que luego de 30 minutos “empieza” la película, todo lo que muestran antes, cansa , más allá de que sea para ponernos en contexto de la vida de Joy. Porque todo el film se trata sobre ella, Joy, esta joven muchacha que consigue fundar una dinastía de negocios y se convierte en la matriarca familiar, más allá de la figura de Rudy (Robert De Niro), que no siempre  la apoya y contiene.

Más tarde aparece el ejecutivo del canal de las ventas telefónicas  (Bradley Cooper), con un personaje al cual no le sacaron el jugo, una real pena, podrían haber marcado más características de ese personaje tan interesante, sin que Joy quede opacada.

Por supuesto que el film trata de dejar un mensaje: todo puede ser posible y todo requiere de mucho esfuerzo, y también a veces no todo es justo. –Valeria Massimino

5.5 de 10

Lo que deslumbra: Jennifer Lawrence.
Lo que perturba:  el resto

Los inventos de la verdadera Joy: http://www.hsn.com/shop/joy-mangano/192

Etiquetdo con:     , , ,

Acerca del autor /


1 comentario

Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *