Gabriel Bosisio y Juan Cruz Márquez de la Serna: “Tenemos una industria que está basada en Francella y Darín”

Tras su exitoso paso por la Bienal de Arte Joven con la serie web La Niña Elefante, entrevistamos a los actores Gabriel Bosisio y Juan Cruz Márquez de la Serna, directores de una de las tres series ganadoras del ciclo, también hablamos de los próximos proyectos

Entrevista: Paola Jarast

¿Cómo concibieron la idea de La Niña Elefante?

JC: La Niña Elefante empezó a principios del 2014. Yo estaba estudiando con Nora Moseinco y ahí la conocí a Juli Gimenez Zapiola, que me dijo que estaba planeando hacer algo con compañeros de teatro para generar material para moverse como actriz, y nos juntamos el elenco de LNE a pensar ideas. Ahí decidimos arrancar con el guión Rocío Muñoz, Julieta Gimenez Zapiola y yo, y ahí empezó a tomar forma lo que es La Niña Elefante.
Tuvimos un tiempo en que se estancó un poco la idea, y con lo de la Bienal se reactivó. En la Bienal te pedían que tengas un piloto filmado de un capítulo, y guiones de ocho capítulos para una serie web. Entonces decidimos terminar de escribir los ocho capítulos, que fueron Rocío y Julieta las encargadas de terminarlo, y ahí es donde entra el señor Gabriel Bosisio, con quien decidimos co-dirigir el piloto, y el proyecto en caso de que saliera. Filmamos el piloto en febrero y presentamos todo en marzo en la Bienal, y ya para fin de mes nos habían dado la grata noticia de que habíamos ganado el dinero para la producción. Después de eso arrancó lo que es la serie en sí, la preproducción, la producción que fue en septiembre; en poco tiempo que tuvimos para hacer todo. A fines de abril arrancamos y en septiembre la estrenamos. Fue un gran estrés pero valió la pena. Por ejemplo, Gabo hizo el color y el sonido. Muy profesional.

GB: Estuvimos trabajando con tutores, con Mesa y Medina. Gaby (Medina) era profesor nuestro, de Juli, de Ro y mío de guión. El piloto lo hicimos re casero. Cuando tuvimos un presupuesto entraron a participar más profesionales. En lo que es pre y post producción fue a pulmón.

¿Cómo fue la primera experiencia de dirección?

GB: Fue raro porque yo antes había filmado un cortometraje que lo voy a estrenar ahora, entonces como experiencia de filmación era la segunda, de hecho gran parte del equipo de filmación se repitió en la serie y eso fue muy lindo. La idea fue más que nada de las chicas. Fue un trabajo en equipo. Siento que si la serie quedó así y tiene esas cosas que a la gente le gustan, fue porque estábamos los cuatro poniendo cada uno lo suyo.

JC: Yo creo que dirigir tiene algo muy personal e individual. Con Gabo aparte de ser amigos nos complementamos muy bien en la visión que tenemos. La idea es seguir haciendo cosas juntos. Fue un trabajo de los cuatro. De hecho, en la Bienal, a las tutorías íbamos los cuatro. Era más como un colectivo creativo que una dupla. Así le pusieron en la Bienal. Una vez en un entrevista para La Nación y contesté justamente eso, que la serie tiene tantos matices porque somos cuatro personas aportando su visión y sus ideas. En la serie hay mucho humor, una cuota de misterio…

GB: Y un vuelco hacia la violencia (risas).

JC: Hay un poco de acción, hay de todo. Es como muy cliché todo. Se pensó así, todos los personajes son un cliché de algo, las situaciones del mundo de la actuación son muy exageradas, los ejercicios que hacen.

GB: Después del capítulo cinco, a mucha gente no le gustó cómo siguió. La gente no empatizó… Decidimos que el capítulo seis fuera de suspenso, el siete un drama, toda la historia de ella, casi como una peli argentina, y el ocho una peli de acción con violencia. Entiendo que haya gente a la que no le haya gustado el vuelco que tiene la serie. Vos arrancás viendo una comedia más definida y termina siendo como un collage que terminó quedando lindo. A mi gusto, funcionó.

JC: Hay gente que, como dice Gabo, no le copa nada el final. Pero la serie tiene mucho de exageración. Las chicas cuando la escribieron arrancaron desde personas muy exageradas, después los actores le dieron su color a cada personaje.

¿Hubo improvisación, o se respetó el guión a rajatabla?

JC: Somos actores muy del palo de la improvisación los de Nora. Yo creí que íbamos a improvisar, pero el guión era tan preciso que no había lugar para la improvisación, y estuvo bien que fuera así.

GB: Había libertades.

Gabo, estudiaste con Norman Briski, cuyos métodos de enseñanza son polémicos, y has dicho que lejos de resultarte traumático, aportó mucho a tu formación actoral ¿Cómo influyó esa experiencia en lo plasmado en la ficción de La niña Elefante?

GB: Norman me cambió la vida. Estudié cuatro años y aprendí muchísimo, mi base como actor creo que viene de ahí. Después de haber estudiado dos años con Nora, tampoco me puedo escapar mucho. Las formas que él tiene, estando ahí adentro las entendí automáticamente, y como decidí quedarme cuatro años las avalé. Cuando sentí la necesidad de probar otra cosa más humana me fui, necesitaba encontrar eso. No es casualidad que mi grupo de actores y personas que me rodean ahora vengan de ahí.

¿Proyectos futuros?

GB: Yo tengo el corto Un ejercicio para no olvidar, que estoy terminando esta semana. Me gustaría poder presentarlo en el BAFICI, o algún otro festival lindo. Yo lo dirijo y lo escribí con mi hermano, que es muy buen escritor y me dio una mano con el guión. Trata sobre el mundito de actores, como para cambiar un poco la temática. Es una historia de amor, una comedia. También hay un par de ideas para LNE, una segunda temporada. Cuando terminamos la serie no nos queríamos ver más porque fue tanto tiempo, muy intenso, una filmación, en el momento es espectacular pero después necesitás aire.

JC: Yo estoy haciendo publicidades y estoy empezando a escribir un corto. Tengo muchas ganas de dirigir. Sí esperar el año que viene hacer año. Hablamos de hacer algo de nuevo juntos. La idea original del proyecto cuando Juli me lo contó fue: somos actores y nadie nos va a llamar porque no hicimos nunca nada. Para actuar, a vos te preguntan “Che, ¿dónde laburaste?”, y si decís “No, estoy estudiando, pero soy bueno también…”. Y la posibilidad no te la dan. Entonces la idea fue generar un contenido que nos muestre como actores, y ver si a partir de ahí se podía trabajar.

La autogestión…

GB: Tampoco me gusta levantar esa bandera. Me gusta la idea de poder ser emprendedor y hacer algo. Y ver que podés hacerlo. Nosotros tuvimos una gran ayuda financiera y de distribución que fue la Bienal, pero si no, lo hubiéramos hecho de otro modo. Eso es lindo. La idea de poder hacer algo más industrial a mí me tienta. Me gusta la autogestión como parte del camino, pero no quiero autogestionarme toda la vida. Puede ser una herramienta de defensa para no exponerte y salir a no tener trabajo, encontrarte con todos esos caminos que como actor los tenés que hacer.

JC: Yo creo que pueden convivir las dos cosas. Uno puede autogestionar proyectos propios que quiera llevar adelante porque hay algo…Algo vital que te invita a hacerlo, pero también está buenísimo que te llamen y te digan “Che, quiero hacer una película de Patagonik”. O que no te llamen y que estés tocando puertas para ir a un casting y no quedar, pero el sistema tiene una parte interesante. Es medio cruel porque trabajan pocos. En la tele yo no veo muchas caras nuevas. Tampoco creo que haya muy buenos contenidos en la tele. Signos no la vi, pero lo que estuvo muy bueno fue Historia de un clan, y no eran actores todos de tele. Si vas a Pol-ka, a Luciano Castro, Mariano Martínez, los ves siempre. Y son super respetables sus trabajos. Pero no hay tanto lugar para nuevos talentos.

GB: Hay que generar nuevos actores que la gente quiera ver. Tenemos una industria que está basada en Francella, Darín y Sbaraglia atrás.

JC: y Peretti.

GB: Son los únicos tipos que te garantizan que si hacés una peli la gente la va a ir a ver. Ahora va a haber un cambio en la industria, veremos si para bien o para mal. Habrá que adaptarse.

¿Hay algo más que quieran comentar?

Queremos agradecer a la Bienal, que no sé si la mencionamos mucho, pero fue un gran motor para que podamos realizar la serie, si bien hablamos de la autogestión, es así. Y podríamos pasar el chivo de que ahora va a estar a partir de enero en I-SAT, disponible en el canal web. De hecho, ya están promocionándola.

Mirá “La Niña Elefante” aquí:  https://bienal.buenosaires.gob.ar/laniniaelefante

Facebook: facebook.com/laniniaelefante

pingpong

¿Una película?

GB: No es mi favorita, pero “The Master” (2012) de Paul Thomas Anderson fue la película que más veces vi este año.

JC: Es imposible una sola. Pero la primera que pensé fue “El Club de la Pelea” (1999) de David Fincher.

¿Si pudieras retroceder en el tiempo, a qué hecho histórico irías?

GB: La caída del Heidenburg o el último vuelo del Concorde. O el funeral de Napoleón.

JC: Me divierte más viajar al futuro. El pasado ya pasó.

¿Un actor?

GB: Viggo Mortensen.

JC: Michael Fassbender.

viggo_mortensen_michael_fassbender

Viggo Mortensen y Michael Fassbender en “A Dangerous Method” (2011)

¿Un director de cine extranjero?

GB: Mike Nichols.

JC: Denis Villeneuve.

¿Una mujer?

GB: La proyección de mi mamá en todas las mujeres que amé (sí, de verdad).

JC: Cualquiera que me haga reír mucho.

¿Lugar ideal para vacacionar?

GB: Cualquier playa.

JC: Tailandia.

¿Un libro?

GB: El ultimo que leí fue “Cassavetes on Cassavetes” de Ray Carney. Lo amé.

JC: “Un año con Schopenhauer” de Irvin Yalom.

¿Un final de película?

GB: El montaje de besos de Cinema Paradiso (1988).

JC: Muchos: Psicosis (1960), Los Sospechosos de Siempre (1995), Inception (2010), Enemy (2013).

¿Creés en Dios?

GB: No.

JC: No.

UNAMETA

Etiquetdo con:     ,

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *