LÁGRIMAS EN AVELLANEDA: MARTA, HILDA Y LA VIRGEN QUE LLORA SANGRE

6/1/16

En el barrio de Avellaneda hay una mujer que posee una escultura de la Virgen de San Nicolás que se expresa con lágrimas de sangre.

Siempre se ha hablado de imágenes religiosas que aparecen en algún lugar insólito (o no), sea Jesús, la Virgen o ángeles, y que sucede en todas partes del mundo, son imágenes que quedan plasmadas en ventanas, pisos, árboles y demás.

También no es raro ver noticias de esculturas de la Virgen María llorando sangre, y  mucha gente que se aferra a ello, viendo señales, pensando incluso que pueden ser sanados. Con ansias por saber el motivo por el cual la Virgen llora.

¿Realidad? ¿Ficción? ¿Acaso da esperanza? ¿Delirio místico? ¿Esquizofrenia?

En el barrio de Avellaneda (Zeballos 1690) Hilda cuenta la historia de la Virgen que llora sangre, dice que hace unos ocho meses alguien dejó la escultura en la puerta de su casa, y el primer día de 2016 comenzó a llorar sangre, por ese motivo colocó la imagen en la ventana.

Personas de diferentes lugares van a verla, sacan fotos, filman, y rezan. Además en esa casa vive Marta Rosemberg, la misma que desde 2001 sufre por tener estigmas. “Marta posee los cinco estigmas de Jesús desde el 2001, es la única estigmatizada de verdad en el planeta”, dice Hilda que agrega que “el Vaticano y la NASA se han interesado en los extraños fenómenos que padece Marta, incluso en sus dibujos, que no pueden ser descifrados”.

Una parte del “mensaje” de la Virgen:

¿Cómo podeís ser tan insensible ante el dolor? Las cosas cambiarán muy pronto. Sus ojos también llorarán por no haberse acercado a mí y mi hijo vuestro Señor. Es indispensable orar y rezar. La espiritualidad es amar, es hacer el bien sin mirar a quien. Los acontecimientos que se avecinan y los del presente (las inundaciones, por ejemplo) no se detendrán solas. Nuestra madre llorará lágrimas de sangre. Si no los conmueven las  lagrimas,  nada lo hará”.

Por supuesto que Marta está controlada por un cardiólogo, psiquiatra y dermatólogo.

“El que sana es Jesús a través de las manos de ella, por eso los invitamos los sábados a venir a sanarse. Esto no es curanterismo”, finaliza Hilda.

 

hilda1

Hilda mantiene entretenido a los vecinos con sus relatos.

hilda2

La virgen que “llora”, atracción turística.

hilda3

Creyentes y escépticos pasan por la ventana de la calle Zeballos.

hilda4

Hilda narra con pasión la inverosímil historia.

hilda5

Hilda con los escritos de Marta que según ella le dictó la virgen en persona.

hilda6

hilda7

Historia

El padre Pío era oriundo de  Pietrelcina (Italia) y habría recibido sus estigmas en 1918, ocho años después de haber sido ordenado como padre. Pero esto fue puesto en duda por una farmacéutica, quien habría reconocido que le suministraba al padre un tipo de ácido que le permitía mantener abiertas las heridas que él mismo se infligía, pero el Vaticano desestimó ese testimonio y finalmente aceptó que las llagas del padre Pío eran auténticos milagros.

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *