EL OTRO LADO DE LA CAMA

UNA CAMA MUY CONCURRIDA

Por Paola Jarast

Basada en la película española del mismo nombre de 2002 protagonizada por Paz Vega , Natalia Verbeke, Ernesto Alterio y Guillermo Toledo, la adaptación teatral de Manuel González Gil se disfruta de principio a fin.

Esta comedia musical acerca de la hipocresía, el desamor y la infidelidad en un grupo de amigos es llevada adelante con maestría y ductilidad por un sexteto de jóvenes intérpretes muy requeridos en la escena porteña.

La adaptación teatral del guión de David Serrano es fiel al libro original y no defraudará a quienes hayan disfrutado de la película.

Desde el comienzo, sobrevuela un espíritu festivo contagioso en una puesta en la que se respiran celebración y disfrute y un relato que se va delineando a través de canciones populares del rock nacional de los años 80 y 90.

Confieso que fueron Sofía Gonzalez Gil y Francisco Ruiz Barlett, los personajes secundarios de la trama, quienes acapararon mi atención, y son, a mi entender, dos de los reyes indiscutidos del teatro musical. Sus trabajos enaltecen una puesta de por sí elevada.

0014088511
Sofía González Gil interpreta a tres personajes, la varonil Lucía, la insufrible parlanchina Pilar, y la colegiala Jessica Jennifer, y demuestra una versatilidad y dotes humorísticos admirables. Irradia energía y vitalidad, y sus apariciones en escena son luminosas.

Ruiz Barlett interpreta al taxista “macho alfa” por excelencia que pretende dar cátedra sobre el sexo opuesto y viste chupines coloridos que pintan su rimbombancia de cuerpo entero.

Benjamín Rojas demuestra que ha sabido despegar de las huestes de Cris Morena que lo vieron crecer. Encarna a un hombre tan tierno como neurótico que sufre por amor, al tiempo que supera con creces el desafío de probarse como actor cómico (el propio Nicolás Vazquez destacó su labor con gran generosidad al finalizar la función a la que asistí).

La escenografía es funcional a la trama, y las escenas transcurren entre el dormitorio, el living comedor, y el bar, provisto de mesas, banquetas y un metegol. Este último será el sitio elegido por los amigos para conversar acerca del tema que los ocupa: las mujeres. Es donde el personaje de Rojas convocará a sus amigos para que lo acompañen en sus noches de angustia.

Cabe destacar momentos dentro de la obra que funcionan como verdaderas perlitas, como la coreografía a cargo del elenco masculino de Tirá para arriba, que provoca un verdadero estallido en el público, y es puro deleite.
De visión obligatoria para los amantes del género musical, El otro lado de la cama es teatro del mejor.

Etiquetdo con:     ,

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *