MACBETH

GRAVITAS PARA TODOS

El brutal film de Kurzel empieza con Macbeth (Michael Fassbender) y su esposa Lady Macbeth (Marion Cotillard) colocando conchas de ostras en los ojos de su hijo muerto, un rito funerario antes que el pequeño cuerpo sea quemado. Tradicionalmente, a Macbeth se lo ha retratado como hambriento de poder. Con esta escena, el guión lo redefine -en principio- como un hombre traumado. Sin ataduras por el dolor, será la ambición la que llene el vacío.

macbeth_ver4_xlgFerozmente actuada, la energía de Fassbender electrifica la pantalla. Absolutamente convincente como el guerrero, con un rostro de mapa de cicatrices y mirada de un hombre que ha visto demasiada muerte. La idea que tenemos de Lady Macbeth a menudo puede ser difícil de soportar, gritona y bidimensional y por supuesto manipuladora, tanto que “Lady Macbeth” se ha convertido en un -no tan leve- insulto para definir a ciertas mujeres, sin embargo, Cotillard, la interpreta de manera sutil y humana -dentro de las posibilidades que le da el personaje- y si bien lucha con el acento, no afecta el hecho de ser “la” obra escocesa por excelencia.

Las locaciones corren el riesgo de eclipsar las actuaciones por los impresionantes elementos naturales de las salvajes highlands de Escocia, que con su dura belleza son un paisaje que parece tener un impulso asesino propio.

Considerada la más cinematográfica obra de Shakespeare, sigue siendo un libro largo de personas hablando en habitaciones. Pero el guión hace inteligentes movimientos de alquimia para convertir el teatro en cine, y cuando lo hace, es fascinante.

A la vez, en los momentos más reflexivos y charlados mantiene el interés y la tensión. La colorimetría es deliberadamente vívida, con altos contrastes que dejan el rojo sangre de las batallas salpicando los ojos.

El soldado que habla como un poeta, Macbeth fue retratado muchas veces como un caballero patotero, Fassbender lo interpreta como un asesino desquiciado con sentimiento de culpa. Cuando él escupe, “Oh, estoy lleno de escorpiones es mi mente!” uno los puede oir caminar por su cabeza.

Triste como un depósito de cadáveres, este film es aún más brutal que la obra, ingeniosamente rastrea la trágica caída de un hombre relativamente bueno hacia un infierno donde encuentra al asesinato como algo demasiado insignificante como para no hacerlo una y otra vez. Este Macbeth de Kurzel, no es el Macbeth de Polanski o el de Welles -o cualquier otro Macbeth- y eso es un logro considerable en sí mismo. –Fer Casals

7 de 10

40bc840a534642dd5228b2ffe7dbe70fac69445c.jpg__1920x1080_q85_crop_upscale

Etiquetdo con:     , , ,

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *