JOHN COLTRANE “A LOVE SUPREME: THE COMPLETE MASTERS”

John Coltrane nació el mismo año que Miles Davis, y pasó sus primeros años como músico dentro y fuera de bandas de poca monta, durante este periodo sus problemas personales fueron alternando tramos de altos y bajos consumos de heroína y alcohol. La vida junkie al estilo Charlie Parker tenía un aura romántica para algunas almas ingenuas, que linkeaban el consumo de drogas con la creatividad. La carrera de Coltrane podría haber terminado cuando fue despedido de la banda de Miles Davis en 1957, y podría haberse convertido en otro músico que ardió cuando estaba descubriendo su voz.

Pero eso por suerte no pasó. Todo cambió para Coltrane en 1957 cuando experimentó una especie de despertar espiritual que iba a llevarlo a una más rica, completa, y productiva vida. Durante ese año, Coltrane dejó de beber y drogarse, y desde ese momento en adelante, su carrera se desarrolló con una cantidad impresionante de concentración e intensidad puesta en las grabaciones. Es esta década ganada (57-67) es cuando Coltrane dejó su marca en el mundo de la música y dejó su sello como un artista siempre en movimiento, en constante transición, empujando al jazz hacia nuevos lugares.

A Love Supreme, grabado con lo que más tarde se llamó su cuarteto clásico, es la expresión musical definitiva de Coltrane. Es el sonido de un hombre que desnuda su alma. Estructurado como una suite y entregado en la alabanza a Dios, todo en el álbum está diseñado para un máximo impacto emocional, desde la apertura con el gong de Elvin Jones a la suave melodía del piano de McCoy Tyner, a las cuatro notas del bajo de Jimmy Garrison, al cantito hablado por Coltrane- “a-love-su-preme“.

A Love Supreme extrae hasta la última gota del sentimiento que el jazz expresa. Al escucharla ahora como parte de este “The complete masters“, que edita Universal Music Argentina y que reúne todos los materiales grabados durante las sesiones, así como una presentación en vivo de ese mismo año, se toma dimensión de la clase de obra que Coltrane produjo en aquel 1964.

A Love Supreme es también uno de los álbumes más populares de los últimos 60 años en el jazz, con unos números de venta generalmente reservados para el pop (en su momento vendió rápidamente más de 100.000 copias, y ha vendido más de un millón desde entonces).

Si Kind of Blue de Miles Davis es el álbum de jazz más frecuentemente comprado por los recién llegados al género, A Love Supreme es seguramente el número dos. Pero a pesar de que fueron lanzados con sólo siete años de diferencia, hay un mundo entre los dos registros, y el éxito de A Love Supreme es mucho más difícil de explicar. A pesar de su audacia estructural, Kind of Blue también funciona como un registro ambiental, con tempos más lentos y cierta vibra ambient.

A Love Supreme es en este sentido un álbum mucho más complejo, que se encuentra perfectamente en un punto medio entre lo suficientemente difícil para revelar en la escucha nuevos aspectos, y lo suficientemente accesible para inspirar a buscar más a los nuevos oyentes.

Coltrane parecía saber exactamente lo que estaba haciendo y a quien dirigía su música como intento de compartir su mensaje de renacimiento espiritual con un público más amplio. Aunque hermosa de muchas maneras, A Love Supreme es, para muchos, el punto exacto a partir del cual el jazz se hace demasiado “raro” y experimental. Todo un “antes y después”. 

Un disco que fue una expresión de un tiempo y un lugar muy específico, un intento consciente de Coltrane por comunicar algo a una audiencia que era lo suficientemente amplia como para entenderlo, pero con la riqueza y complejidad como para honrar de donde vino y adonde llegó como intérprete.

A Love Supreme suena como ninguna otra cosa y exuda más ideas musicales que discografías enteras. La pieza final del álbum se refiere al movimiento de los derechos civiles y la liberación negra, y cómo esas ideas se arremolinaban con el jazz de vanguardia.

En la mente de Coltrane, Dios lo había salvado, y él no iba a darle la espalda. A Love Supreme fue su expresión de gratitud, un músico dominando a su cuarteto, lo más cercano a la perfección que haya producido el jazz y una banda de sonido de un momento irrepetible en la historia de la música. –Fer Casals

10 de 10

John Coltrane during the recording of A Love Supreme in December 1964.

John Coltrane during the recording of A Love Supreme in December 1964.

Etiquetdo con:     , ,

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *