CINE: Crítica de “PAVAROTTI” – Los días felices del Maestro.

0
13

Por Lucas Manuel Rodriguez


En la última década, después de una longeva y aún activa carrera, Ron Howard dirigió sus primeros documentales. Primero fue un festival del rapero Jay-Z en 2013, siguió con un compilado de los conciertos de los Beatles entre 1963 y 1966, y en esta ocasión aborda un género aún más tradicional. ‘Pavarotti’ explora la vida personal y profesional del tenor italiano a partir de archivos audiovisuales en fílmico, entrevistas contemporáneas a sus allegados y registros periodísticos de medios gráficos de distintas épocas.

La película comienza con la vez que Luciano Pavarotti visitó la Jungla del Amazonas a mediados de la década pasada, pero desde ahí los eventos son relatados mayormente en sentido cronológico. Howard se ocupa de distinguir cómo se vuelve figura pública con su primer éxito en la Ópera Estatal de Viena el 23 de febrero de 1963, cuándo se convierte en celebridad mundial desde que su promotor Harvey Goldsmith quedó fuera de un convenio con Bruce Springsteen en 1984, y hasta su vínculo con otros artistas: Bono, Sting y, por supuesto, los españoles José Carreras y Plácido Domingo, con quienes conformó el grupo vocal de Los Tres Tenores.

Sus desdichas familiares y románticas tampoco quedan eximidas de esta obra de retrospectivas, las cuales son tocadas –casi siempre- con humor por sobre todo, aun cuando la línea de tiempo se aproxima a sus últimos días de vida. Adua Veronesi y Nicoletta Mantovani se expresan sin filtro en este aspecto, con todas las disputas mediáticas que las rodearon en sus años compartidos con “The Maestro” Pavarotti.

No obstante, llega un punto en el cual el discurso no deja de abrazar lo afortunado que fue este tenor para tener éxito en su actividad. Cada paso que dio al frente fue gracias a que alguien –por el motivo que fuera- descartó una oportunidad, o porque alguien lo acompañó a con sus proposiciones insólitas. No cuestionamos lo extraordinario de los eventos narrados, ni tampoco decimos que esta es una versión “hollywoodizada” de los grandes éxitos de Pavarotti, pero sí que el plano profesional de su figura roza con posibles eufemismos que omiten altibajos de este tipo, si bien no sucede así con los más personales.

Naturalmente, pese a lo anterior, Howard alcanza un engrandecimiento representativo del respectivo artista. Esto en buena parte viene acompañado de la labor en el guión por el productor documentalista Mark Monroe, con quien ya había articulado el aludido ‘The Beatles: Eight Days a Week’ (2016) con el director. Más que un esbozo, lograron componer una pieza abarcadora en cuanto a los aportes musicales de este interprete tan apreciado mundialmente.

9 de 10


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here