CINE: Crítica de “US / Nosotros”

Por Guido Rusconi

Al principio de su cuento Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, Jorge Luis Borges escribe “los espejos y la cópula son abominables porque multiplican el número de hombres”. En Us, su segunda película, Jordan Peele revisita el tropo literario del döppelganger imprimiéndole su propio sello. El comediante devenido en cineasta sube la apuesta de su ópera rima (la exitosísima Get out) y si bien se pueden establecer varias conexiones entre ambas películas, en esta ofrece una nueva perspectiva de una historia más abocada al terror propio del subgénero home invasion.

Us trata sobre Addy (interpretada por Lupita Nyong’o) y su familia, quienes van a vacacionar a su casa de verano, cerca de una playa en donde ella tuvo un episodio traumático treinta años antes. Sintiéndose algo inquieta por los recuerdos de ese hecho del pasado, Addy le insiste a su esposo que vuelvan a su hogar. Pero antes de que puedan hacerlo, reciben la visita de una familia de también cuatro integrantes, que luego descubrirán que son copias exactas de ellos mismos, solo que en una versión mucho más siniestra. Esta familia duplicada se encargará de atormentar a Addy y los suyos durante toda una noche que es realmente un tour-de-force en el que no escasea la sangre ni el suspenso.

Para Peele era un desafío muy grande realizar una segunda película que estuviera a la altura de Get out, que le valió un Oscar a Mejor Guión Original, ya que generar grandes expectativas tanto en el público como en la crítica a partir de una primera obra es algo sumamente difícil de lograr. Por otro lado, pese a que historias sobre la presencia siniestra de un doble exacto han sido contadas en el cine muchas veces, Us conserva una mirada fresca al respecto, haciendo comentarios sociales en el proceso. Aquí excede el mensaje sobre el maltrato hacia los afroamericanos y su apropiación cultural para incluir en su alegoría a las clases sociales menos privilegiadas.

Si bien el guión de la película es ordenado al mismo tiempo que llevadero, las implicancias lógicas de la trama son más difíciles de aceptar que en Get out, por lo que los espectadores deben hacer varias concesiones y “saltos de fe” para que la historia termine teniendo sentido. Esto no significa que Us no sea una montaña rusa de emociones por momentos, con una fotografía que en ciertos planos y escenas (algunas incluidas en el trailer, tristemente) resulta deslumbrante.

A su vez, si hablamos de Jordan Peele, tenemos que hablar de su faceta humorística, que a fin de cuentas es el género en el que se inició con el popular programa de sketches Key & Peele. Nadie dudaría en clasificar a Us como una película de terror si fuesen los 90 y tuviéramos que poner su VHS en los anaqueles de un Blockbuster cualquiera. Pero al mismo tiempo se inserta una buena dosis de humor que en la mayoría de los casos da en el blanco, con diálogos y referencias que sacan de situaciones tensas a los personajes, llegando a veces a puntos algo inverosímiles.

Por el lado de las actuaciones, los cuatro protagonistas realizan un gran trabajo haciendo de ellos y al mismo tiempo de sus dobles, los cuales son contrapartes totalmente opuestas. Pero sin dudas la que se destaca más es Lupita Nyong’o, quien tuvo el difícil trabajo de hacer de heroína y villana, roles que en muchos sentidos se terminan solapando.

Lo que es cierto es que Us tiene un ritmo no del todo regular, dado que hacia el tercer acto es debatible si eran necesarias algunas decisiones que el guión toma, desembocando en la posibilidad de hacer esta película más genérica y menos única. No obstante, es interesante seguir el camino que Jordan Peele está recorriendo con tan solo dos películas realizadas, ambas de gran calidad.

Intencionalmente o no, su obra hasta el momento es una suerte de híbrido entre cine de autor y cine popular y taquillero, aquel que deja contento a los productores (en este sentido se lo ha comparado con el M. Night Shyamalan de fines de los noventa). La película es en definitiva, mucho más que una metáfora sobre los Estados Unidos (incluso US es el acrónimo de United States) y con sus altibajos, otorga la certeza de que aún queda mucho por ver de su creador, quien seguramente tenga algunos sustos y refelexiones guardadas en el tintero.

8 de 10

Autor entrada: Revista Meta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.