Entrevista con Greg Emetaz, director de “Camp Wedding”

*SCROLL DOWN FOR ENGLISH VERSION

Entrevista: Fer Casals

Hay una crítica a la obsesión con las redes sociales que, aunque está en un tono cómico, sigue siendo fuerte, ¿cuál fue la idea detrás de eso?

GREG EMETAZ: “Camp Wedding” de alguna manera es la culminación de varios cortometrajes que he hecho para tratar el flagelo moderno de la falta de comunicación por mensaje de texto. Me vuelve loco cuando las películas (especialmente las de terror) tienen personajes que simplemente pierden sus teléfonos o no tienen servicio, por lo que la trama simplemente puede ignorar la forma en que todos nos comunicamos ahora. Quería poner esa idea en la cabeza para demostrar que permitir que los personajes solo se comuniquen a través de mensajes de texto los pondría en mayor peligro que si perdieran el servicio o sus teléfonos por completo.

Creo que todos nos hemos metido en lo que parece ser una pelea seria con un amigo por un mensaje de texto solo para hablar con ellos en persona y darse cuenta de que no fue nada … y viceversa. Es extraño lo rápido que se ha ido de una cultura que hablaba por teléfono todo el tiempo, a una en la que llamar a alguien es como una invasión doméstica. En cierto modo, debe ser como el momento anterior a los teléfonos cuando todas las comunicaciones de larga distancia se hacían por carta y mostrarse en la casa de alguien sin correspondencia previa era grosero (bueno, al menos para los nobles). Hay mucho drama y especialmente la comedia de ese período basada en la falta de comunicación a través de cartas y notas, así que creo que es natural que lo explotemos nuevamente en este contexto moderno. Quiero decir, Romeo y Julieta mueren porque un texto no llega a destino.

¿Es cierto que está basado en la boda de uno de los productores ejecutivos de la película, cómo fue eso?

GREG EMETAZ: ¡Lo fue! La productora ejecutiva y escritora de cuentos, Cara Consilvio se casó en un campamento de verano y yo fui el hombre de honor. Hubo piragüismo, fogatas y un show de talentos en el que proyectamos NEAT FREAK, una película que habíamos hecho en 2002 con nuestros compañeros de habitación y amigos, básicamente jugando con un fantasma obsesivo-compulsivo que limpiaba nuestro apartamento, lo cual es fantástico hasta alguien es aspirado a muerte.

Se había sugerido a Cara que revisáramos la historia por un tiempo y que la mayor parte del elenco allí en la boda la catalizara. Terminamos resucitando a muchos de los personajes de NEAT FREAK, pero cómo podrían ser años más tarde, después de haber estado algo alejados, manteniéndose en contacto principalmente a través de las redes sociales y luego reunidos por una boda. La película realmente refleja nuestra experiencia en la boda … menos todas las fuerzas ocultas y los zombis de los teléfonos celulares.

Se evitan muchos tropos de películas de terror en “Camp Wedding”, nadie se queda sin servicio en sus teléfonos, los personajes no son adolescentes, muchos de ellos son gays, cuéntanos sobre eso.

Parte de esto era pura ignorancia. Si bien siempre he gravitado hacia las películas de género, en realidad no había visto muchas películas clásicas de terror como FIRDAY THE 13TH cuando escribí los primeros borradores del guión. No fue hasta que empecé a ver películas de terror para investigar que me di cuenta de que un campamento de verano era un lugar clásico de terror. De hecho, vi CABIN IN THE WOODS y SCREAM mucho antes de las películas en las que se basaron. Entonces, todo lo que sabía era que en las películas de terror usualmente sigues a un grupo de jóvenes calientes que mueren cuando tienen relaciones sexuales, consumen drogas o pecan de alguna manera, rompiendo las reglas del género.

Realmente no me propuse hacer una película de terror, pero lo que me encanta de las películas de género es que les gustan los juegos. Mientras los ves, intentas estar un paso por delante, sabiendo que cada género tiene sus propias reglas y que la diversión es cuando la película dobla esas reglas para estar un paso por delante de ti. Así que tomé lo que de otra manera sería una comedia de bodas y lo hice jugar un juego de películas de terror.

¿Cuál fue la reacción del público de la película en festivales?

Ha sido realmente maravilloso. Esta es la primera película que he hecho donde la gente se me acercó en el vestíbulo y me dijo cuánto disfrutaron de la película. Parece resonar en las personas que se ubican entre las líneas definitorias habituales de los géneros y en cada proyección las personas se ríen en diferentes lugares.

Lo que la gente parece haber reaccionado más es la forma en que los medios sociales y los mensajes de texto se incorporan a la película. Momentos como cuando Dalvero imagina todas las formas en que el texto “Fino” de Mia podría entonarse, tocarse mejor de lo que esperábamos y parece resonar con la gente como algo que nunca antes se había visto en las películas.

¿Los mejores y los peores momentos en el set de “Camp Wedding”?

Bueno, lo peor probablemente vino justo antes de que estuviéramos en el set. El campamento en el estado de Nueva York con el que habíamos estado negociando como un lugar durante casi seis meses se derrumbó repentinamente y nos quedamos sin locación a menos de una semana del primer día de filmación. Llamé a un campamento en Nueva Jersey que habíamos explorado ocho meses antes y, milagrosamente, todavía estaban disponibles. Cuando le di la noticia al elenco, traté de hacerla girar positivamente diciendo que el primer campamento tenía osos y que este nuevo, al estar en la zona casi suburbana de Nueva Jersey, no lo hizo. Resulta que casi Nueva Jersey suburbana también está llena de osos!

El mejor momento fue probablemente el final de nuestro último día de rodaje. Fue una loca sesión de 16 horas que duró toda la noche hasta bien entrada la mañana, filmando interiores por la noche. Solo filmamos durante 13 días, por lo que parecía que nunca hubiéramos terminado con el guión completo, pero en ese último día simplemente revisamos las páginas y recogimos todo lo que no habíamos filmado, lo cual es un testimonio de nuestro increíble AD Fritz Brekeller y todo nuestro elenco y equipo que simplemente hizo lo imposible para terminar la película. Cuando finalmente terminamos, fue un gran alivio saber que lo habíamos hecho.

¿Tu próximo proyecto?

Estoy dirigiendo a un neo-western sobre una mujer que mata a su esposo abusivo en defensa propia y a sus tres amigas que la ayudan a ocultarlo.

¿Algún consejo para alguien que quiere hacer su primera película independiente?

Creo que lo más difícil es DE HECHO hacerlo. Te recomiendo que establezcas fechas para la filmación y comiences a adjuntar personas al proyecto. Una vez que hay mucha gente a bordo y están excitados acerca del proyecto, ya te has auto-chantajeado para hacerlo.

Ah, y asegúrate de que tu ubicación no tenga osos antes de decirle al elenco que no habrá osos …




Interview: Fer Casals

There is a criticism of the obsession with social media that although it is in a comedic tone it is still strong, ¿what was the idea behind that?

GREG EMETAZ: CAMP WEDDING in a way is a culmination of several short films I’ve made that deal with the modern scourge of miscommunication via text message. It drives me crazy when movies (especially horror movies) have characters just lose their phones or have no service so the plot can simply ignore the way we all communicate now. I wanted to flip that idea on its head to show that allowing characters to only communicate via text messages would actually put them in more danger than if they lost service or their phones entirely. I think we’ve all gotten into what seems like a serious fight with a friend over text only to talk to them in person and realize it was nothing…and vice versa. It’s odd how quickly when’ve gone from a culture that talked on the phone all the time, to one where cold calling someone is like a home invasion. In a way, it must be like the time before telephones when all long distance communication was via letter and showing up to someone’s house without previous correspondence was rude (well at least to landed gentry). There’s so much drama and especially comedy from that period built on miscommunication via letters and notes, so I think it’s only natural that we exploit it again in this modern context. I mean, Romeo and Juliet die because a text doesn’t go through.

The one thing I hope people get out of this film is to think twice the next time they get really angry or anxious about a text message or some interaction on social media. Maybe if they see a movie that takes that to an absurd extreme they will. Also, you might avoid turning into a cellphone zombie after you see them on screen attacking people. Of course, I directed the movie and am certainly still guilty of that myself!

¿It is true that it is based on the wedding of one of the executive producers of the film, how was that?

GREG EMETAZ: It was! The executive producer and co-story writer, Cara Consilvio had her wedding at a summer camp and I was the man-of-honor. There was canoeing, campfire s’mores and a talent show where we screened NEAT FREAK, a film we had made way back in 2002 with our roommates and friends basically playing ourselves living with an obsessive-compulsive ghost cleaning our apartment, which is great until someone gets vacuumed to death.

Cara had been suggested we revisit the story for a while and having most of the cast there at the wedding catalyzed it. We ended up resurrecting many of the characters from NEAT FREAK, but how they might be years later, having been somewhat estranged, keeping in touch mainly via social media and then brought together by a wedding. The movie really mirrors our experience at the wedding…minus all the swirling occult forces and cell-phone zombies.

Many tropes of horror movies are avoided in “Camp Wedding”, nobody is left without service on their phones, the characters are not teenagers, several of them are gay, tell us about that

Part of this was pure ignorance. While I’ve always gravitated toward genre films, I hadn’t actually seen a lot of classic horror films like FRIDAY THE 13th when I wrote the first drafts of the script. It wasn’t until I began watching horror movies for research that I had the realization that a summer camp was a classic horror locale. In fact, I saw CABIN IN THE WOODS and SCREAM long before the movies that they riff on. So all I knew then was that in horror movies you usually follow a bunch of hot young people who die when they have sex, do drugs or sin in some way, breaking the rules of the genre.

I didn’t really set out to make a horror film, but what I love about genre movies is they’re like games. As you watch them, you’re trying to be one step ahead, knowing that each genre has its own rules and the fun is when the movie bends those rules to stay one step ahead of you. So I took what would otherwise be a wedding comedy and made it play a horror movie game.

¿What was the reaction of the audience of the film in festivals?

It’s been really wonderful. This is the first film I’ve made where people came up to me in the lobby and said how much they enjoyed the film. It seems to resonate with people that fall between the usual defining lines of genres and each screening had people laughing in different places.

What people seem to have reacted to most, is the way social media and texting is incorporated into the film. Moments like when Dalvero imagines all the ways Mia’s “Fine” text might be intoned, played better than we ever expected and seems to resonate with people as something they haven’t seen presented in movies before.

¿The best and the worst moments on the set of “Camp Wedding”?

Well, the worst probably came just before we were on set. The camp in upstate New York we had been negotiating with as a location for nearly six months suddenly fell through and we had no location less than a week from the first day of shooting. I called a camp in New Jersey we had scouted eight months prior and miraculously they were still available. When I told the cast the news, I tried to spin it positively by saying that the first camp had bears and this new one, being in quasi-suburban New Jersey, did not. Turns out quasi-suburban New Jersey is also full of bears!

The best moment was probably the end our last day of shooting. It was a crazy 16hr all-night shoot that went well into morning, shooting interiors for night. We only shot for 13 days, so it felt like we’d never get through the whole script, but on that last day we just plowed through pages and picked up everything we hadn’t shot, which is a testament to our amazing AD Fritz Brekeller and our entire cast and crew that just went above and beyond to finish the movie. When we finally wrapped, it was such a joyous relief to know we had done it.

¿Your next project?

I’m directing a neo-Western about a woman who kills her abusive husband in self-defense and her three friends that help her cover it up.

¿Any advice for someone who wants to make their first indie movie?

I think the hardest thing it just actually doing it. I recommend you set dates for the shoot and start attaching people to the project. Once you have a lot of people onboard and exciting about the project, you’ve blackmailed yourself into making it.

Oh and make sure you location doesn’t have bears before you tell the cast there will be no bears…



Autor entrada: Revista Meta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.