Teatro: Reseña de “Los Fantastickos”

Por Ian Gutierrez @BwayTrip


Los Fantastickos, la versión local de la obra del off Broadway más exitosa de todos los tiempos llegó a Buenos Aires y se está presentando desde el pasado 6 de abril en la Sala Muiño del Cultural San Martín.

The Fantasticks, estrenada en 1960 en un pequeño teatro del Village en New York, estuvo en cartel en forma ininterrumpida hasta 2002. Luego un revival (también en el off, pero esta vez ya dentro del distrito teatral de Broadway) sumó otra edición longeva que duró desde 2006 hasta 2017. Siendo la obra teatral musical de mayor extensión en cartelera en la historia de los Estados Unidos.

Grandes nombres pasaron por su elenco a lo largo de los años: Glenn Close, Liza Minnelli, Elliott Gould, Kristin Chenoweth, Santino Fontana (y participaciones bastante curiosas que rozan lo bizarro como Aaron Carter y Lorenzo Lamas).

Esta pequeña-gran obra logró, con escenografía super minimalista, pasajes que homenajean a la Commedia dell’Arte y una partitura para piano y arpa, llegar al corazón de los norteamericanos que la transformaron en uno de esos clásicos inexplicables.

La puesta local está en manos de Diego Ramos.

Desde la dirección, Ramos intenta acercar al público porteño esta obra que, por su historia, parece ser universal (Dos jóvenes enamorados separados por un muro y sus propios padres conspirando contra ellos) pero que en realidad está muy arraigada al contexto en el que fue concebida. El esfuerzo es válido y por momentos da sus frutos. Pero lamentablemente hay varios obstáculos con los que el director debe luchar.

El primero es la pobre adaptación al español de las canciones, empresa colosal y de gran dificultad, pero cuyo resultado es un texto forzado y, a veces, hasta incoherente.

El segundo es la falta de matices de algunos de los intérpretes, principalmente Rodó. Su interpretación de El Gallo (un ejemplo de elemento que no funciona fuera del contexto original de la obra: este personaje es lo que para los americanos de los 1960s era un “latino”’: un mexicano que canta flamenco español y viste de gaucho) es divertida, pero limitada en lo vocal, no por una cuestión de caudal de voz (todos conocemos la potencia vocal de Juan Rodó, cuya carrera ha dado muchísimos éxitos al género del Teatro Musical en Argentina) si no por la falta de sutilezas que el rol requiere.

Lo mismo sucede con la protagonista femenina, Eluney Zalazar, su voz colocada suena demasiado estridente al momento de enfrentar esas estrofas sobrecargadas volviéndolas incomprensibles.

En completa oposición a los dos anteriores, Emmanuel Degracia interpreta a Matt, el joven enamorado, de manera sublime. Cada uno de sus aportes en escena es un deleite para el espectador. Degracia ejecuta su personaje con precisión y su trabajo hace lucir tanto a la obra como al director. Lo mismo sucede con Manuel Di Francesco (el actor mudo) en todas sus intervenciones.

Otro gran acierto son Gustavo Monje y Mariano Muso encarnando a los desopilantes padres de los amantes. Verlos interactuar es un placer, al igual que el adorable y acrobático Mortimer (interpretado con brillantez por Sebastián Codega).

Mortimer, como personaje, es otro de los “Chistes” que no funcionan fuera de contexto en la adaptación. En la obra original, es un actor inglés (habla en cockney, cerradisimo dialecto británico) y viste de Indio Americano, ironía que, si bien mantiene el vestuario “piel roja” en la versión local, no logra traducirse correctamente.

Hernán Matorra, al piano, se destaca en la Dirección Musical acompañado de Melina Belén Álvarez en arpa, impecables ambos.

Los Fantastickos, aún accidentada, y con problemas (en su mayoría ajenos a la ejecución de la troupe local) nos trae un relato que apunta al corazón, con decisiones estéticas de dirección exquisitas y mucho humor.  


FICHA TECNICA:

Autor: Tom Jones

Música: Harvey Schmidt

Traducción y adaptación: Rodrigo Rivero

Puesta en escena y dirección general: Diego Ramos

Elenco: Juan Rodó, Eluney Zalazar, Emmanuel Degracia, Jorge Priano, Mariano Mousseaud, Luis Lev, Sebastián Codega, Manuel Di Francesco, Gustavo Monje

Músicos: Hernán Matorra, Melina Belén Alvarez

Dirección vocal: Juan Rodó

Dirección musical: Hernán Matorra

Dirección coreográfica: Vanesa García Millán

Diseño de escenografía y vestuario: Vanesa Abramovich

Realización de vestuario: Roberto Martín y Juan Pomilio

Realización escenográfica: Taller de Realización del Cultural San Martín

Diseño de luces: Adrián Cintioli

Diseño de peinados: Daniel Laurito

Diseño de maquillaje: Carolina Pesce

Asistente de maquillaje: María Luz Palavecino, Camila Monroy y Luciana Bruzoni

Diseño gráfico: Janina Levin

Fotografía: Nacho Lunadei

Video: Matías Sánchez De Bustamante

Prensa: We Prensa

Community Manager: Martín Lugones

Stage Manager: Katherina Ortiz

Producción ejecutiva: Janina Levin y Maxi López

Producción: Julieta Kalik

Autor entrada: Revista Meta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.