Gusto a mar en Palermo: Italia Helados abrió su primera sucursal en Buenos Aires

Por Guadalupe Farina

“¡Último helado antes de volver!”, decía la cabeza de familia antes de que todos se agolparan en el local de la Av. Colón al 2200, en Mar del Plata, para pedir un cannoli o un cuchucho de sambayón, la especialidad de la casa. Saboreaban ese helado como si fuera el definitivo, el final. Y, de hecho, en un punto lo era, ya que debían esperar un año para volver a sentir esa crema artesanal deshaciéndose en la boca (o a lo sumo y con suerte, a las vacaciones de invierno). Es que como los fichines, la foto con los lobos de la Bristol, el paseo en el Tren de la Alegría, la merienda en la Peatonal, los alfajores y las casas de canje de revistas de historietas, Helados Italia era un clásico en La Feliz de los ’80. Y, por supuesto, lo sigue siendo.

Los niños de entonces crecieron y se transformaron en clientes fieles que, afortunadamente, si viven en Capital, ya no tendrán que esperar a la próxima escapada a la costa para probar el que quizá sea uno de los mejores helados de la Argentina. Desde ayer, Italia tiene su primera sucursal en la Ciudad de Buenos Aires, en Palermo Soho (El Salvador 4795).

Santiago Giorgini

Fundada en noviembre de 1972 por José y Francisca Tramontana, un matrimonio de inmigrantes italianos, la heladería familiar fue creciendo al ritmo en que Mar del Plata se consolidaba como la capital turística del país. Aunque las sucursales se fueron esparciendo por la ciudad balnearia, nunca dejó de ser un negocio familiar. De hecho, todas son atendidas por los hijos y los nietos de los fundadores.

Ahora, y pese a la crisis que enfrenta el comercio en la actualidad, Martín y Laura Malowany decidieron homenajear el espíritu emprendedor de sus abuelos, arriesgándose a abrir el primer local de Italia fuera de Mar del Plata. A pura estética palermitana, en El Salvador casi esquina Gurruchaga, los clientes encontrarán exactamente los mismos gustos que en la costa. De hecho, los helados son traídos desde la fábrica marplatense. Así, los cannoli sicilianos, el súper sambayón, la cioccolata de la nonna, la primavera calabresa, junto a todos los demás gustos clásicos, podrán ser disfrutados por los porteños en el corazón gastronómico del barrio.

¿Cuál es el secreto del éxito de Italia? Un helado artesanal, hecho con materia prima de calidad, con recetas traídas de Calabria y el esfuerzo y la dedicación que pone toda la familia en el negocio.

Durante la inauguración, mucha gente que pasaba por la puerta del primer local porteño preguntaba si “es la misma heladería que está en Mar del Plata”. Sólo bastaba el sí para que decidieran comprar su cucurucho o su cuarto. Es que Helados Italia vino a traer un aire marino a la agobiante y gris Buenos Aires, a tan sólo dos cuadras de Plaza Armenia.


David Kavlin

Autor entrada: Revista Meta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.