CINE: Crítica de “MEN IN BLACK Internacional”

Por Damián Aspeleiter

Esta entrega de Men in Black , dirigida por F. Gary Gray, quien ya es conocido por ser director adjunto de la octava entrega de “Fast and Furiou”s y más importante aun, dirigir “Straight Outta Compton” de 2015. El guión estuvo a cargo de Matt Holloway y Art Marcum, quienes estuvieron detrás del guion de la primer Iron man pero a los cuales es mejor no revisarle mucho el curriculum, basta con decir que escribieron el guión de “Transformers: The Last Knight”.

La nueva entrega de la franquicia que nos cuenta las aventuras de los agentes que trabajan en la agencia gubernamental encargada de controlar la actividad extraterrestre en la tierra llega con muchos cambios que no afectan, negativamente, en nada a la historia. Porque si bien se produjeron cambios con respecto al elenco, sigue percibiéndose como parte de un todo, de una estructura ficcional creada por las películas anteriores. Es decir, si bien no nos encontramos con K (Tommy Lee Jones) ni J (Will Smith) el personaje de O, introducido en MIB 3 y los famosos gusanos que hacen una breve aparición a modo de unión de las dos etapas o tal vez para dejar en claro que es todo parte del mismo universo.

Esta película es abordada desde la perspectiva es la de la novata agente M (Tessa Thompson) quien luego de pasar su vida persiguiendo posibles fenómenos extraterrestres logra dar con la organización y recibir su oportunidad. M ocupa el rol que ocupara en la primer trilogía el agente J( Will Smith), es decir que es la novata que percibe este mundo en el que se va introduciendo como una novedad que la asombra y entusiasma. En esta primera misión M es recibida por H (Chris Hemsworth) un agente experimentado, responsable de salvar el mundo una vez junto a su compañero T, (Liam Neeson).

La misión de los hombres de negro es sencilla en un principio, custodiar al miembro de una familia real interplanetaria (los Jabadianos) hasta que este abandone el planeta, ya que se rumorea que hay en marcha una conspiración para acabar con su vida lo cual podría significar la existencia de un topo en la organización.

Si bien se nota el gran entusiasmo, la inteligencia y la mente fresca de la novata, la historia la lleva adelante el agente H, quien es todo lo contrario al viejo mentor de las anteriores ya que este agente no es un pesimista gris y cansado sino un aventurero que de alguna manera abraza la rareza del mundo en el que vive y trabaja; si los agentes de las anteriores películas eran policías comunes que debían controlar a extraterrestres, H es una suerte de Bond que vive y entiende el trasfondo de esta realidad. Los protagonistas tienen mucha química entre ellos y eso se trasmite en sus actuaciones, de alguna manera esto es uno de los atractivos de la película.

Se presentan a lo largo de la trama una serie de secundarios, unos más importantes que otros como el agente C (Rafe Spall), una suerte de antítesis de H, es decir un burócrata aburrido y pesimista y la extraterrestre Riza (Rebecca Ferguson), que de alguna manera nos habla del pasado del agente y su verdadera conexión con los alienígenas, la cual no es solo profesional sino que de aceptación. El personaje de Kumail Nanjiani aparece como un buen alivio cómico que aporta mucho a la química entre personajes principales.

El ritmo de la narración es intenso pero no apurado y la trama va cerrando y explicándose a medida que avanza. Es una película de aventuras, con una buena premisa, bien narrada, pero que no aporta nada nuevo al género, aunque tampoco le resta, es más se podría decir que sienta bases para el futuro.

7 de 10

Autor entrada: Revista Meta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.