RICHIE RAMONE EN LA PLATA: PUNK ROCK DE ESTRENO

1
240

9/5/18


El baterista hizo su debut en la ciudad capital y entregó un set que combinó clásicos de Ramones, temas propios y un cover de Depeche Mode frente a un público enérgico y un sonido complicado.


Una crónica de Gonzalo Ciampa
Fotografías de Martín Rodriguez


Richard Reinhardt -conocido mundialmente como Richie Ramone– tardó 25 años en regresar a la Argentina para interpretar clásicos de Ramones, pero, a partir de ese momento, no demoró mucho más en comprender -o recordar- la pasión que se tiene en el país por la banda punk formada en 1974: desde su debut en Mar del Plata, en 2012, volvió a estas tierras en 2016 y 2017, y ahora lo hizo nuevamente mediante su “Latin American Tour 2018”.

Quien supiese sentarse tras los parches entre fines de 1982 y mediados de 1987, y haber grabado los discos Too Tough to Die (1984), Animal Boy (1986) y Halfway to Sanity (1987), arribó el pasado jueves al centro platense y se presentó en Dicken’s ante lo que bien podría considerarse un festival de punk rock. Con la antesala de Hemorragia Nasal, Korso Gomes, Vitamina Q, Vemos lo Invisible y Sin Clase, Richie pateó el tablero cuando arrancaba la medianoche e inició su velada con “Durango 95” y “I Don’t Wanna Go Down to the Basement”.

Con el aporte de Clare Misstake en bajo y coros, Glenn Gilbert en primera guitarra y Ben Reagan, que alterna entre segunda guitarra y batería, la agrupación se mostró sólida arriba de las tablas y demostró que su impronta representa un estilo que lejos está de asemejarse al del original cuarteto de Queens.

Algunos problemas de sonido comenzaron en la previa de “Somebody Put Something in My Drink”, aunque el ex Ramones pasó al frente para saludar mientras los asistentes reajustaban las conexiones del bajo. Sorteado el primer obstáculo, “Smash You”, “I Know Better Now” y “I Don´t Care” calentaban un recinto casi al borde de su capacidad. “Better Than Me” y “Pretty Poison” iniciaron la faceta solista de Richie, de los discos Entitled (2013) y Cellophane (2016), respectivamente. Gilbert, de buena performance, se encargó de las voces en “Animal Boy”, aunque el volumen de su micrófono se acomodó casi al final de la canción, y “Blitzkrieg Bop” ocasionó unos de los mayores pogos en la madrugada del viernes. Si bien el público se comportó de acuerdo a lo esperado, algunos pocos le produjeron bastante trabajo a los asistentes de escenario, que tuvieron que lidiar con aquellos presentes que insistían con subirse a las tablas (algunos lo lograron) y a su vez, contener la valla frente a quienes intentaban sacarla de lugar sin razón alguna.

En Cellophane, el homenaje a Depeche Mode con “Enjoy the Silence” resultó un acierto en la interpretación. Clima oscuro y coros atractivos por parte de Misstake hicieron del cover uno de los temas más interesantes de dicha placa. Pero en vivo no tuvo el mismo efecto: los coros nunca se escucharon y la canción perdió el efecto deseado. Más allá de eso, vale remarcar el aporte que le hace Clare Misstake al conjunto. Mirando hacia adelante y sin dejar de sonreír, la bajista mantiene una energía y una postura que le suman valor agregado a la agrupación y al show en sí. Lo relevante y emocionante en un concierto de Richie es poder escuchar algunas composiciones que, con el correr de los años, no fueron habituales en el repertorio de la banda comandada por Johnny Ramone, como “Chasing the Night”, “Howling at the Moon (Sha-La-La)” y la hardcore “I’m Not Jesus”, además de las nombradas anteriormente. Un fanático con la mítica máscara de Pinhead le dio color a “Today Your Love, tomorrow The World” y “Elevator Operator” (inédito de Too Tough to Die, de 1984) y “Shenna Is a Punk Rocker” despidieron a los músicos por unos pocos segundos, quienes regresaron enseguida con “(You) Can’t Say Anything Nice”.

Anclado en los 70, cerró la noche con “Havana Affair” y “Cretin Hop”, clásicos de Ramones de sus primeros discos. Fueron 75 minutos de historia y de nuevos registros, de emociones y aplausos. En ésta, su primera visita, Richie vino a transmitir su legado. Y La Plata lo celebró.










1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here