La despedida multitudinaria es un privilegio de pocos, aquellos que supieron tocar la fibra íntima del pueblo: Eva y Juan Perón, Carlos Gardel y ahora Diego Armando Maradona. El 26 de noviembre de 2020 la muchedumbre colmó las filas que atravesaban la Plaza de Mayo, el lugar siempre testigo de los momentos claves de nuestra historia. En la Casa Rosada, descansaban los restos del Diego en una Capilla Ardiente abierta para el público. Por allí pasaron cientos de miles de aficionados para presentar sus respetos al 10, y todavía más se quedaron sin poder hacerlo, lo cual generó una inédita represión policial. Ahora Maradona descansa finalmente en paz, eterno.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here