Inicio Crítica TEATRO: Crítica de "LA FIESTA DEL VIEJO"

TEATRO: Crítica de "LA FIESTA DEL VIEJO"

0
461

Rey Lear cumple años

LA FIESTA DEL VIEJO
Dramaturgia y Dirección: Fernando Ferrer

★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ½ ☆☆

Por Marcelo Cafferata
Foto Celeste Urreaga

Es notable que los martes, coinciden, en las dos salas del Teatro Metropolitan -dentro del ciclo #VeranoOffenelMet-, dos grandes clásicos del teatro de William Shakespeare en versiones libres que logran efectivas adaptaciones no sólo para trasladarlo a nuestro tiempo, sino con un fuerte trabajo de dramaturgia para sentirlos vivos, dentro de nuestra propia idiosincrasia y nuestro propio idioma.

“Hamlet” encuentra eco en la puesta de Paola Lusardi en “Ojala las paredes gritaran” (ver crítica AQUÍ) mientras que “Rey Lear” aparece presente, gracias al trabajo de dramaturgia de Fernando Ferrer en “LA FIESTA DEL VIEJO”.

En plena fiesta de cumpleaños en su club, “Polonia”, enclavado en el barrio de Almagro, Lear decide, teniendo en cuenta el avance de su enfermedad, hacer frente a la división de sus bienes entre sus tres hijas, teniendo como testigos a los miembros de su propia familia a los que suma los colaboradores del club que son personas muy cercanas a él y que se encuentran incorporadas al grupo familiar.

Este inicio de reparto de la herencia en vida, será una gran demostración de afecto de su parte y pedirá a cambio que cada una de sus hijas, le profesen todo su amor y de esta manera, tanto Regina –su hija mayor- como Neski montarán un discurso tan elaborado como poco sentido, mientras que la menor, Cordelia, prototipo de la rebeldía y la desobediencia, no cumplirá con los mandatos ni con lo esperado y no querrá ceder en su accionar, aún a riesgo de perder su parte de la herencia.

Claramente saldrá a flote la mezquindad y los manejos de cada una de ellas –junto a sus maridos- que intentarán además, que Lear firme una documentación que permita demoler el club y utilizarlo para un gran negocio inmobiliario que ellas están tramando.

El texto de Fernando Ferrer es fiel a las obsesiones que pueblan la obra de Shakespeare y por lo tanto, están presente la locura y el dolor del duelo. En la figura de Lear aparece bien claro el peso del pasado, el vínculo con sus ancestros y en particular el fuerte lazo con su madre, y la enfermedad que lo conduce a un espacio en donde se confunden la realidad y la fantasía, el pasado con el presente, el “aquí y ahora” con su confusión en tiempo y espacio.

La trasposición del texto clásico a nuestros días, permite además una riqueza en las múltiples lecturas que propone Ferrer desde la voracidad con la que las hijas se disputan la herencia –que sería la lectura más clásica y que queda en la superficie- hasta las connotaciones que plantea el personaje de Lear con la Europa de la posguerra, el holocausto, las diferencias de clases sociales y los enfrentamientos que pueden encontrarse en las rivalidades y enemistades propias de los clubes de barrio.

Esta relectura plantea la geografía del club “Polonia” como un lugar de amparo para los que menos tienen, para los caídos del mapa, para que los que no encuentran un lugar de amparo. Así como hace casi 60 años, Berlín era dividida por un muro, Ferrer plantea una Villa Crespo partida en dos, un espacio en donde no existe una convivencia posible, casi como un espacio dominado por la grieta.

Ferrer maneja perfectamente la estructura de tragicomedia y realza el texto con trazos de grotesco criollo que hace a sus criaturas, sumamente cercanas a lo que podría pasar en cualquier reunión familiar.

Si bien el elenco presenta muy buenos trabajos en general, a las tres hermanas no se las percibe con la fuerza que tienen en la historia shakesperiana y no logran delimitar claramente sus arquetipos, mientras que el equipo masculino logra en las composiciones de los dos maridos y el novio de Cordelia, un trabajo más compacto, más potente y más homogéneo.

De todos modos, “LA FIESTA DEL VIEJO” sería otra puesta completamente diferente si no se contara con Abian Vainstein en el papel de Lear, que brinda una composición que es un verdadero tour de force, con una entrega absoluta.

Un actor de larga trayectoria teatral y con trabajos en cine y televisión, ha formado parte del elenco de “Lo que vio el Mayordomo” –en la puesta con Enrique Pinti y Luis Luque a cargo de Carlos Rivas-, “Filomena Marturano”, “Mucho ruido y pocas nueces” y “Alfa” trabajo que formará parte del FIBA 2020, entre otros; y encuentra en este papel, un protagónico excluyente que sabe aprovechar al máximo.

Desde el tono de comedia y farsa bien porteño hasta los momentos más dramáticos y desoladores del personaje, Vainstein explora un abanico amplio de registros, logrando momentos sumamente conmovedores cuando explora sus recuerdos y nos brinda una extraña mezcla de poesía y delirio –con el acompañamiento de una excelente música en escena a cargo del bandoneón de Stine Helkjaer Engen- que nos transporta a otras épocas y otras vivencias.

“LA FIESTA DEL VIEJO” es una apuesta fuerte de Ferrer de actualizar un texto clásico y transportarlo a nuestros días y tanto en el tono de la dramaturgia como en la concepción de un nuevo espacio y una nueva geografía para la tragedia, acierta, eficazmente, en cada uno de los riesgos asumidos.

“LA FIESTA DEL VIEJO”
Martes a las 20.30 hs
Teatro Metropolitan Sura – Avda. Corrientes 1343 – C.A.B.A.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here