19º FESTIVAL DE CINE ALEMÁN Tres propuestas diferentes

0
512

Por Marcelo Cafferata


ESTE NIÑO NECESITA AIRE FRESCO
de Caroline Link

★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ✩ ✩

La directora de “Las voces del silencio” y “En algún lugar de África” (por la que ganó el Oscar a la mejor película extranjera) y “Exit Marrakesh” logra una historia de profunda emoción y melancolía en una biopic que apuesta a una narración completamente diferente, alejada de los cánones tradicionales.

Link prefiere detenerse solamente en algunos años muy puntuales de su infancia, casi como borrando intencionalmente las marcas de que se trata de la vida de uno de los humoristas y presentadores alemanes más famosos de la actualidad, Hape Kerkeling.

Es así como más allá de los trazos (auto)biográficos de la película, puede leerse como un relato con ojos de niño presentando su árbol genealógico, su entramado familiar, enmarcado en la Alemania de los años ’70, donde todavía repercutían los ecos de la segunda guerra y la vida dentro de la República Federal tenía sus particularidades.

La directora acierta en no construir una típica biografía convencional sino en posar la mirada exclusivamente en ese periodo de la infancia: Hape crece entre una madre depresiva, un padre por momentos ausente e introvertido, el amor incondicional de sus abuelos –donde logran extraordinarias escenas de potente complicidad-, los vecinos del barrio, los compañeros del colegio, las pérdidas familiares y el humor que atraviesa ineludiblemente toda su historia y con el que ha sabido superar las diferentes crisis en el seno familiar.

Link le pone humor, emoción, sensibilidad y un gran cariño por cada uno de sus personajes donde logra conmover genuinamente, aún en los momentos en que inevitablemente la historia toma algunos trazos melodramáticos. Pero rápidamente los esquiva, los compensa con los momentos de humor, con los silencios y la aguda observación del mundo que rodea al protagonista y nos regala un preciso trabajo de dirección con protagónico absoluto de Julius Weckauf como el alter ego de Kerkeling, en una actuación absolutamente inolvidable.


TRAUTMANN
de Marcus H. Rosenmüller

★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ✩ ✩ ✩

Otra de las biopics dentro de la selección de este año del festival (se presentan además, “Gundermann” de Andreas Desen y la historia real de “Sólo una mujer”) que presenta la historia del famoso arquero alemán que se convirtió en una de las más sobresalientes figuras de la época, jugando para el Manchester City.

Rosenmüller construye un relato a dos aguas: entre el género bélico con una historia centrada en el momento en que Trautmann fue prisionero de guerra nazi, hasta comenzar a jugar como futbolista e iniciar su historia de amor con ciertos tintes de melodrama subrayado, en donde el propio director se ríe de las etiquetas sobre cierta cursilería en su tratamiento.

La historia de “TRAUTMANN” realmente merece ser narrada no solamente por sus sobresalientes dotes deportivas (recurriendo a las imágenes de archivo y finalmente a la reconstrucción de un partido memorable) sino porque ciertos hechos en su biografía permiten además contar una historia de superación y resiliencia.

Presentado como el filme de apertura del festival, además de la presencia de su director en nuestro país, “TRAUTMANN” cuenta con una gran producción –coproducción entre Alemania e Inglaterra- que se evidencia en los detalles muy cuidados para la reconstrucción de época, escenas bélicas muy bien planteadas y un virtuosismo de la cámara en los estadios de aquella época en donde jugaba el Manchester, con manejo de extras y lujosa dirección de arte.


CLEO
de Erik Schmitt

★ ★ ★ ★ ★ ★ ✩ ✩ ✩ ✩

Imagínense a Amélie (la inolvidable película de Jean-Pierre Jeunet) pero en vez de desarrollar su historia en Montmartre, nos mudamos a Berlín.

Toda la primera parte de la película se desarrolla con el ritmo de video clip, la narración y la estética propia que “Amèlie” supo imprimir como si ya fuese un subgénero dentro de las comedias románticas.

Pero pasado ese regodeo estético y creativo inicial para presentar la historia y viajar hacia adelante y hacia atrás en el tiempo –que por cierto la dirección y el guion de Schmidtt lo hacen muy bien-, “CLEO” comienza a presentar ciertas grietas, esas resquebrajaduras de una historia que pretende abarcar varios temas y termina confundiendo no sólo al espectador sino a la película misma, que en la segunda parte pierde parte de su planteo inicial y se embarca en una aventura en busca de un tesoro ancestral que permite volver el tiempo atrás, que la protagonista necesita para “reparar” ciertas situaciones de su historia.

Ahí aparecen los trazos de “About Time / Cuestión de Tiempo” (la deliciosa película de Richard Curtis) en la volver el tiempo atrás, implicará, por supuesto, no solamente poder corregir puntualmente ciertos hechos del pasado sino que hará perder también momentos entrañables e inclusive, algunos de los que dependa su propia identidad.

Cuando la película se vuelve existencialista, confunde y pierde todo el brillo y el humor inicial, aunque siempre encuentra la forma de presentar la historia de manera simpática y con una estética que tiene momentos sumamente logrados (técnicas de montaje novedosas, paleta de colores estridentes y pasteles, flashbacks y disgresiones que permiten hacer acotaciones a la trama), principalmente cuando “CLEO” despliega su mundo interno y dialoga con ciertos personajes del pasado.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here