Por Lucas Manuel Rodriguez

Otra vez Donner

Mediaba la década de 1990 y Hollywood se aproximaba al boom de los plot twists. Se suele afirmar que el final de ‘Los sospechosos de siempre’ es la principal causa que impulsó a las mayores productoras en la búsqueda de proyectos de este tipo. La -así denominada- Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas premió a quienes consideró los mayores méritos del sorpresivo desenlace: la actuación de Kevin Spacey y el guion de Christopher McQuarrie. Sobre todo desde la última década, cada vez se reciente más el poco reconocimiento que se le dio a ‘Se7en’, su película gemela por el género que aborda y el actor que comparten, entre 1995 y 1996.

Pese a lo destacado, lo cierto es que el rol del director del film premiado pasó más desapercibido de lo que se piensa y su próximo trabajo fue la adaptación de una novela de Stephen King, que incluso hoy es poco referida. Hablamos, claro, de ‘Apt Pupil’, el proyecto con el que Singer conoció a Sir Ian McKellen, que si brilló por algo, no fue en su rendimiento taquillero, lo cual jamás define nada, salvo la inmediatez en la firma de contratos con nombres que podrían garantizar ingresos económicos amplios. El de Bryan Singer no era uno de esos nombres… como tampoco lo es ahora por asuntos que no nos interesa resaltar aquí.

Apenas estrenada ‘Los sospechosos…’ y en pleno rodaje de ‘Apt Pupil’, Singer le expresó al co-productor Tom DeSanto su interés por dirigir una épica de ciencia ficción y fantasía, con la inminente ‘Alien Resurrection’ en la mira. DeSanto, por el contrario, le hizo una contrapropuesta y lo puso al día con otra producción de la 20th Century Fox, cuyos derechos eran propiedad de Lauren Shuler Donner, pero el libreto definitivo no había tomado forma desde 1994, siendo Andrew Kevin Walker (guionista de ‘Se7en’) el primer contratado en abandonar la nave. Por supuesto, la producción en cuestión era la primera representación cinematográfica de los ‘X-Men’ y el interés de Shuler Donner no fue algo menor para Bryan Singer, ya que es la esposa de Richard Donner, el director de una película tan emblemática para él como lo es ‘Superman – La Película’ (1978).

A gran escala, esto es desde la dirección, ‘X-Men’ padeció obstáculos de todo tipo, aunque ninguno tan desgarrador como la fecha de estreno modificada cuando la película llevaba algunas semanas de filmación. Esta había comenzado a mediados de 1999 con la expectativa de dar a luz en la navidad del 2000 y bien sabemos que esto se dio eventualmente en julio del mismo año. ¿La causa? Steven Spielberg pausó el rodaje de ‘Minority Report’ para dedicarse completamente a ‘Inteligencia Artificial’ para la Warner Bros., por lo que Fox se quedó sin estreno fijo para el verano norteamericano del año 2000. Por lo tanto, hubo que apurar las cosas.

Esto no fue nada barato. Claro que el elenco debía adaptarse a las exigencias de los ejecutivos. Por si fuera poca cosa, Dougray Scott tuvo un accidente mientras actuaba las últimas peleas de ‘Misión: Imposible – II’ y sin ningún tipo de anestesia, ‘X-Men’ se quedó sin su Wolverine. Recordemos que las filmaciones no podían detenerse bajo ninguna circunstancia.

Conocemos sobradamente la historia, el papel lo cubrió Hugh Jackman y quiso el tiempo y sus seguidores que se convirtiera en la celebridad con mayor renombre en toda la saga. La noticia de Jackman en la piel de James Logan causó estragos en puristas de los cómics, fundamentalmente porque un actor alto interpretaba a un personaje petizo. Esto no inquietó a Singer, quien titubeó un poco al principio, al igual que la estrella, porque no contó con el tiempo necesario para prepararse físicamente en la forma más deseada por los inversores.

Cuenta el director -en comentarios de blu-ray- que la gran prueba de fuego fue en la mismísima escena que presentaba al protagonista. Cuando consideró haber logrado su mayor deseo, que Logan fuera una combinación perfecta entre Tyler Durden en ‘El Club de la Pelea’ y Marion Ravenwood en la secuencia del bar en ‘Los Cazadores del Arca Perdida’, Singer no necesitó convencerse así mismo de que había obtenido un casteo ideal y la verdad que le siguieron casi dos décadas enteras que no hicieron más que darle la razón en este aspecto.

Otro desafío en el elenco fue que todos interpretaban a personajes con acentos opuestos a sus nativos. Anna Paquin -junto con Jackman, la otra estrella clave- se crió en Nueva Zelanda y debía emular un acento del sur de los Estados Unidos. Ian McKellen y Patrick Stewart, ambos ingleses, encarnaron a un alemán y a un neoyorquino, respectivamente. Famke Janssen se puso en la piel de Jean Grey, protagonista norteamérica, pero encarnada por una actriz holandesa. Y bueno, el mismo Jackman es un australiano con un personaje canadiense. Está el caso particular de Halle Berry, nacida en Ohio y en la primera película practicaba un acento africano, algo que fue descartado en las siguientes entregas debido a que el canon de los cómics terminó por asumir que Tormenta nació en Harlem.

Si hay alguien que no tuvo ningún impedimento con su voz, ese fue James Marsden a la hora de ejecutar su versión de Cíclope. Esto no quita que haya tenido que sobrellevar un complejo de inferioridad con su altura por primera vez en su vida. Marsden no es un actor de estatura baja, pero buena parte de sus colegas le llevaba más de una cabeza y se le sugirió delicadamente que usara zapatos con plataforma en los sets. Cuenta el elenco que él solía bromear con estas anécdotas, alegando que la innumerable cantidad de lentes Oakley Juliet color rubí que le obsequió la marca fue el motivo suficiente para recuperarse del fastidio de usar esos calzados.

Siguiendo con lo anecdótico, un dato de color que no viene a cuenta de nada… absolutamente nada. Es obvio que Janssen y Marsden interpretaban a la pareja icónica de los comics. No fue un inconveniente para nadie que en 1999 ella tuviera 35 años de edad y él 26, pero resulta por demás curioso que recién hayan compartido un beso en pantalla en 2006, para ‘X-Men – La batalla final’. Nada, una curiosidad, simple y llanamente.

Acerca del guion que más se tuvo en cuenta. Este estuvo a cargo de David Hayter, quien después colaboraría en la secuela de ‘X-Men’ y el ‘Watchmen’ de Zack Snyder. Los borradores del guion cuentan con un historial muy particular de participantes que forjaron trabajos de renombrados en la década pasada. Relucen así guionistas como John Logan (‘Hugo’, ‘Skyfall’ y creador de ‘Penny Dreadful’) y Joss Whedon (creador de ‘Firefly’, director de ‘The Avengers’ y ‘Avengers – Age of Ultron’). A Whedon se le atribuye la autoría del guion de la ya mencionada ‘Alien Resurrection’, algo de lo que nadie de la producción se quiere hacer cargo, pero él mismo se divierte de haber escrito el famoso dialogo de Tormenta sobre los sapos y los rayos. Según Singer, en todo lugar que se lo reconociera como el director de ‘X-Men’ jamás faltaban los chistes con respecto a esa frase de Halle Berry.

Ya dijimos que es lo menos interesante por destacar, pero ‘X-Men’ casi cuadruplicó los millones de dólares invertidos en la taquilla mundial. Esto no solo le brindó luz verde a una secuela directa, también impulsó a otras compañías, como Sony, para llevar adelante sus propias versiones de los personajes que podían explotar al ser portadores de sus derechos reservados. Sí, ‘Blade’ (1998) de New Line Cinema fue el antecedente más inmediato de Marvel en el cine, pero no fue hasta después del estreno de ‘X-Men’, que películas como ‘El Hombre Araña’ de Sam Raimi tomaron verdadera forma.

En algunas entrevistas Lauren Shuler Donner señaló que su interés por catapultar a Bryan Singer como director de “blockbusters” se debió mayormente por sus citas pertinentes a otros directores de Hollywood en sus películas. En ellas relucen influencias del mismo Donner y Steven Spielberg (cabe aclarar que él menciona a ‘Tiburón’ como su película favorita). No es ningún secreto que al menos alguien en la producción tuvo muy presente a ‘Saboteur’ de Alfred Hitchcock para la pelea final en la Estatua de la Libertad. Con ‘X-Men’ nació la franquicia soñada para Shuler Donner. Actualmente dirige The Donners’ Company. Su compromiso con los largometrajes vinculados a los X-Men fue firme hasta la primera entrega de Deadpool inclusive. A partir de entonces, solo figuró en los créditos, desde ‘X-Men: Apocalypse’ hasta ‘Dark Phoenix’, ya que era la productora encargada de producir las series televisivas ‘Legion’ y ‘The Gifted’. Con las circunstancias actuales de la pandemia, la compra de Disney a Fox, y la productora y distribuidora rebautizada con el nombre de 20th Century Studios, el futuro de The Donners’ Company permanece incierto.


©|Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here