Revista Meta entrevistó a Lucas Petracci, clown, actor y mimo. Con solo 20 años nos cuenta como es su vida haciendo arte por el mundo. Una vida que inspira.

Entrevista: Valeria Massimino
Fotos: Philippe Cary y Graciela Scoppa

¿Cómo fue tomar la decisión de dedicarte a ser clown, mimo, actor, a llegar a vivir del arte?

Siempre hice lo que hago, siempre jugué desde pequeño a actuar, a hacer reír
a las personas, a crear mundos imaginarios, hacer magia, bailar y aprender
idiomas… Por eso me resulta muy difícil encontrar un momento exacto en el que tomé la decisión de hacer lo que hago, creo que fue completamente innato. La única diferencia que hay entre el Lucas niño jugando y el Lucas de ahora quizás son las experiencias vividas, la edad y la seriedad con la que promociono y comparto mi arte.

Si me remonto un poco a mi historia de vida, puedo identificar algunos
momentos bisagra que quizás si le dieron un giro a lo que estaba sucediendo.
A los cuatro años me regalan un teatro de títeres, y ese fue el regalo que de alguna
manera me situó por la primera vez dentro de un espacio escénico.
A los ocho años estuve en un programa de televisión y esa fue la primera vez que
obtenía una visibilidad que iba más allá de mi círculo familiar y mis muñecos.

Y con respecto al mundo del mimo, mi primer espectáculo lo estrené a la edad
de 12 años y luego de eso comencé a tener trabajos en el rubro, lo cual me
llevo a investigar y practicar más profundamente esta disciplina.
Pero siempre hice lo que hago. En verdad es como si todo fuera un juego que
no termina mas! Y creo que eso es lo que caracteriza a mi artista, que siempre
estuvo ahí, que es genuino y que no es nada más que un juego de niño llevado
a la vida.

¿Tu familia te apoyó en el camino?

Mi familia nunca me dijo, “qué vas a estudiar?” o “cuando vas a hacer algo de
tu vida?”. Quizás por lo que mencioné anteriormente: todo se dio de un modo
tan orgánico, tan verdadero que nadie podría haberme imaginado con una
profesión que no sea la de ser clown.

Eso de alguna manera es un gran apoyo: El no poner palos en la rueda o
proyectar tus sueños de adulto en la vida de un niño y dejar que viva su propio
sueño cuando es tan evidente.

Pensar en esta pregunta me hace reír un poco porque no sé si me apoyaron
porque de verdad les gustaba lo que hacía, o porque se vieron obligados a
acompañarme en mis decisiones. De todas maneras, siempre fui muy independiente con mi arte, muy solitario, y me apasionaba poder solucionar solo mis problemas, organizar mis eventos y gestionar mis contratos.

Contanos cómo es que te vas a Suiza a estudiar y todo lo que haces
allá?  ¿Cómo es tu día a día? 

En el año 2015 me hablan de una universidad de teatro físico, creada por un
gran clown llamado Dimitri y eso de alguna manera quedo grabado en el
corazón.Yo vivía en Lyon Francia, y en Noviembre del 2017 viaje a Suiza a visitar unos amigos artistas, ese viaje me hizo un poco intencionalmente y un poco de
forma aleatoria, visitar aquella universidad. La misma me cautivó, porque claro
era una institución de uno de los países más ricos del mundo y su infraestructura y recursos eran excepcionales para la formación de cualquier artista.

Me avisaron que en marzo siguiente eran las audiciones y un poco por
curiosidad decidí inscribirme. Así fue como audicioné junto a un gran grupo de
artistas de todo el mundo, fui seleccionado para una segunda ronda en el mes
de mayo, a la cual también asistí y días más tarde me informan que fui uno de
los 13 seleccionados para iniciar la escuela en el mes de septiembre. Es así
como en el mes de agosto me mude al sur de Suiza a orillas del lago Mayor
para comenzar una nueva vida.

Fue una formación intensiva…

La formación es de teatro físico, las materias que tuve fueron, danza,
acrobacia, pantomima, ritmo, improvisación, voz, coro, maquillaje; además de
bloques intensivos donde aprendemos italiano, anatomía, historia del teatro y
demás. Fue muy intensivo, cursamos de lunes a viernes y las clases comienzan a las 8:30 am hasta las 17:30 pm con una pausa para almorzar.
Prácticamente vivimos dentro de la escuela creando así un ambiente casi
aislado del resto de la sociedad, ya que la universidad se encuentra en un
pequeño pueblo perdido en los Alpes suizos.

Esas condiciones, sumadas al rigor de la enseñanza y la pedagogía suiza
garantizan un crecimiento asegurado en todos sus alumnos.
Estoy muy agradecido de haber sido alumno de esa escuela, la cual me hizo
crecer mucho no solo técnicamente sino también como persona.

¿Cómo es vivir en Suiza?

Vivir en Suiza es muy particular, es un país muy muy ordenado, correcto,
un país con mucha burocracia y que todo funciona bien. Todo está regulado y
para todo hay una reglamentación, desde las cosas más básicas como sacar la
basura, hasta el tránsito y las políticas migratorias, todo está pensado y
funciona correctamente. Los trenes salen y llegan a horario, las calles están
limpias.

Además es un país hermoso, los paisajes más lindos que he visto en mi vida
creo que son los de Suiza, su geografía es muy interesante, el pais está
completamente cubierto por los alpes, hay muchos lagos perdidos entre las
montañas y la naturaleza florece por doquier.

Pero me resulta difícil explicar cómo es vivir en Suiza, creo que hasta que no
estás inmerso en una especie de mundo paralelo no lo podes entender en su
totalidad. La idiosincrasia del pueblo suizo es bastante particular, por empezar
al ser un país lleno de montañas eso hace que las poblaciones estén un poco
aisladas las una de otras y eso quizás explica que cada ciudad tiene su propio
dialecto y que ellos varían bastante entre ellos. 

En Suiza existen cuatro idiomas nacionales, el suizo alemán, el francés, el italiano y el romance (que es una combinación de los otros 3). Creo que es un pueblo con un gran sentido de pertenencia pero con muy poco nacionalismo, no existen famosos nacionales,
mas allá de Federer, cada cantón tiene su propio universo, existe cierta
competencia entre los cantones y las personas, pero a su vez todos conviven
con una silenciosa armonía e independencia.

Sinceramente me resulta muy difícil explicar cómo es vivir en Suiza, ser extranjero es muy difícil, y el sentimiento de “no pertenecer” es bastante fuerte, creo que las políticas migratorias son muy estrictas y el sentir que uno es parte de ese país a veces no es evidente.

Al mismo tiempo al ser uno de los países más ricos de Europa el mismo ofrece
condiciones de trabajo ideales para cualquier artista. Yo suelo trabajar en
eventos, y he podido solventar mi vida y mi educación trabajando de manera
informal.

Tu trabajo no es fácil, hacer arte por el mundo en general, no lo es.
Contanos, las diferencias culturales, sociales y económicas que viviste con Argentina. 


Entiendo a lo que te referís cuando decís que “No es fácil” de todas maneras no
comparto esa afirmación en lo personal. No quiero decir quehacer arte para mi sea super fácil o evidente, pero creo que lo que hace la diferencia es el amor que uno tiene por lo que hace, en cualquier rubro de la vida.

Si uno desarrolla lo que verdaderamente le apasiona, no sé hasta que punto es
difícil. Si algo nace del corazón, es real, genuino y tiene valores de amor, de
respeto, de empatía, por mencionar algunos de los valores que motivan a mi
clown. No creo que sea difícil. 

Diferencias con Argentina hay muchas. En cuanto a lo personal tengo la suerte
que mi arte de mimo o humor mudo es universal. Rompe todas las barreras,
por empezar el idioma, la cultura, la educación y la clase social.

Aun así puedo mencionar que las condiciones de trabajo en Europa quizás si
sean un poco mejor que en Argentina, simplemente por el contexto económico
general. En países donde la economía no es abundante el arte no es una
prioridad, esa es una realidad.

Estar en un contexto donde los artistas ganan lo suficiente para vivir y pagar
su educación, obviamente que ayuda a poder instalarse de una mejor manera
y sentir que tu arte está siendo valorado. Pero no me gusta hablar de esto
como algo excepcional o extraordinario, ya que creo que todos los artistas de
todo el mundo deberían tener el derecho de que su arte sea valorado
correctamente.

También el vivir en un país que tiene muchos menos habitantes que Argentina
como es el caso de Suiza, ayuda a vincularse con los grandes artistas
nacionales de una manera más normal. Es muy común tener amistades en
común con alguien que no conoces personalmente ya que la densidad
poblacional es menor. Esto de alguna manera ayuda a obtener propuestas de
trabajo y al ser menos los artistas hay menos competencia en el mercado si se
quiere.

¿Algo que te haya llamado la atención?

Algo que me llame la atención es la diferencia de comportamiento del público infantil de diferentes culturas. Es evidente que a veces los niños de ciertos países con un contexto social favorable están más acostumbrados a ver teatro y por ende su concentración suele durar por un tiempo más prolongado.

Cuando en comparación con niños de contextos más desfavorables, a veces
tengo que modificar mi espectáculo o manejar otros tiempos. Este es un
fenómeno que me apasiona mucho y me desafía cada vez que subo a un
escenario.

Un lugar donde se ve mucho esto es en las calles, ya que ahí se mezclan todos
los públicos, sobre todo en los lugares turísticos, donde la diversidad es mayor.

¿Cómo es tu trabajo en los hospitales?

El trabajo en los hospitales fue algo que pude experimentar mientras vivi en
Lyon, junto a una asociación nacional que se llama “Les blouses roses” (los
delantales rosas). Son un grupo de personas que realizan actividades en
hospitales y casas de ancianos.

Mi experiencia con ellos fue muy grata, iba a los hospitales 3 o 4 veces al mes,
casi una vez por semana, a compartir un momento con los pacientes y con las
familias, a veces en salas de esperas, a veces en los pasillos y en habitaciones
en privado con cada uno de los pacientes.

El sentimiento que queda grabado en mi corazón después de cada visita es que
cada pequeño gesto que podamos hacer y compartir con alguien que está en
una situación de hospital es enorme y muy preciado.

A veces no lograba entender porque las personas me agradecían tanto de ir a
hacer uno o dos trucos de magia para ellos. Anécdotas hay muchas y muy
impactante. Esto fue así hasta que me tocó estar hospitalizado dos veces por dos semanas en total, fue en Suiza y toda mi familia estaba lejos y me sentí un poco solo.

Fue solo ahí cuando entendí porque las personas me agradecían tanto y como un
simple gesto de venir a saludar y compartir un momento puede significar algo
mucho más grande.

Actualmente que te encontrás haciendo y tus próximos pasos

Me encuentro excepcionalmente en Argentina y debido a esta situación de pandemia mi actividad artística y todos mis proyectos se vieron afectados. Estoy haciendo aquel trabajo de oficina que nunca encontraba el momento de desarrollar, muchas horas en mi computadora, trabajando mucho en la imagen y la comunicación de mi artista. Una vez por semana ensayo un nuevo numero de clown, magia y danza el cual
estoy creando para presentar en festivales internacionales de circo.También intento entender cómo voy a continuar con este camino y de qué manera puedo proyectar cosas a pesar de estar aislado.

Tenia un gran evento en St. Gallen en Suiza, iba a ser el presentador de la gala
del encuentro nacional suizo en Ginebra y en Francia iba a estrenar un nuevo
espectáculo en Lyon.

También me propusieron ser el clown en un espectáculo en un crucero que va
por Finlandia y Noruega, pero aun no hay fecha de reprogramación. Y ya tenia contrato como animador en un crucero MSC que también ahora esta en Stand by.

Y sobre mis proyectos personales, estoy ideando un nuevo canal de youtube
“El clown viajero” en el cual viajo por diferentes ciudades y cuento cómo es ser
clown al rededor del mundo. Además hace muy poquito me propusieron una
participación en Radio Zonica, para el cual pienso realizar relatos de clown con
diferentes atmósferas sonoras, próximamente espero.


PING PONG

¿Una película?
“El efecto mariposa”

¿Un libro?
“El camino del artista” de Julia Cameron

¿Una mujer?
Andrée Anne Gingras Roy, una de mis mamás de corazón

¿Lugar ideal para vacaciones?
Grecia

¿Un miedo?
Dejar de soñar

¿Si pudieras retroceder en el tiempo a qué hecho histórico irías?
El día del rodaje de Tiempos modernos de Charlie Chaplin

¿Quien te inspira?
Luis Pescetti

Ser mimo es….
Creer en lo imaginario

¿Una serie?
Black Mirror

¿Un personaje?
Charlot (Charles Chaplin)

¿Un disco?
Cantora de Mercedes Sosa

¿Crees en Dios?
Si

¿Una META?
Viajar por el mundo siendo clown

2 Comentarios

  1. ¡Muy buena la entrevista! Es interesante conocer artistas jóvenes (de cualquier rama) que demuestren pasión por lo que hacen y que sirvan de esperanza y de aliento para las generaciones venideras.

    ¡Saludos!
    Gonzalo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here