Por Nicolás Granato

Vivimos una era donde los tiempos de consumo se acortan y los microrrelatos circulan a gran escala en las redes. En medio del aislamiento obligatorio que masificó a Tik Tok (red social de videos de duración máxima de un minuto), apareció Random, el poemario de Marina Cavalletti. Y no es casual, ya que consta de una colección de escritos de lectura rápida, simple y concisa. Cavalletti es Magister en Escritura Creativa por la Universidad Nacional Tres de Febrero. También cantante, periodista, docente y, como se habrán dado cuenta, poeta. Esta última faceta le genera tanta pasión que desde 2016 es gestora cultural en el espacio Brote Poético, tomado a este arte como “una herramienta de resistencia”. En diciembre de este año recibió el premio Adolfo Bioy Casares por su poemario “Hospital Pediátrico”. Pero antes, en agosto se lanzó este, su primer libro: Random. Bajo Halley Ediciones, por el momento se consigue únicamente en formato digital a un precio más que accesible.

La tapa fue dibujada por Nina, la sobrina de la autora. Acierta a la perfección al describir el libro. Es una especie de tobogán espiralado rodeado de escrituras y música. Una vez que te dejás llevar, solo queda caer y disfrutar de ese juego de palabras y referencias musicales. Esta última es un condimento especial, ya que a través de menciones obvias y otras más veladas, hay canciones presentes de principio a fin. De hecho, el libro incluye en playlist de Spotify con las canciones que inspiraron cada escrito. Esta lista, con paridad de género entre sus intérpretes, tiene al rock como género reinante a través de clásicos (Queen, Led Zeppelin), de artista nuevos (Eruca Sativa) y Alternativos (Rosario Bléfari). También gemas de otros géneros (Atahualpa Yupanqui, Silvio Rodríguez, Osvaldo Peredo). Se puede decir que la lectura es incompleta si no se escucha esta colección de canciones antes, durante y/o después encontrarse con los poemas. Lo que la convierte en una narrativa transmedia en algún punto.

Es un libro ideal para leer en el bondi o en el tren. Tal vez para un viaje a la costa también. Son poemas compactos pero que atrapan la atención y genera la necesidad de seguir. Marina no se da rodeos, expresa sus sentimientos de forma directa. No por ello tiene menos elaboración, lo simple requiere un buen manejo. Las relaciones amorosas son el tópico principal: constantemente aparecen amores descartables y relaciones donde no se encuentra nada personal. Es imposible no sentirse identificado, ¿quién no ha pasado una -por no decir casi todas- de esas situaciones? La autora entendió que en cada palabra dónde pone su corazón, hay una fuerza que es potenciada cuando se lo acompaña con esas músicas. Uno puede pensar como cada canción la acompañó, ya sea en tiempos de corazones rotos o noches de encontronazos de pasión. “Los poemas son canciones, no letra sino música” dice su prólogo.

Random está dividido en tres partes. La primera, Viento (Do mayor), se centra en lo intangible e incontrolable: lo que pensé, lo que imaginé, lo que quiero y lo que no te dije: “me aparece tu nombre / dejo de contar / no controlo / nada”. Son los sentimientos que aparece, desconfiguran y desordenan la vida. La segunda sección es Piedra (La menor) que representa las palabras que, como la gravedad, acomodan todo en su lugar: “Y es que se sabe bien / no se puede amar / lo que no”. Por último está Tierra (Sol mayor). Es lo fértil, donde crecen las siembras. En este caso, “lo que brota y muere / a nuestro alrededor”. Marina, para este punto, está accionando a través de sus palabras. Es una ataque ofensivo a los que temen, a los cobardes y a los que vuelven como Ulises cuando son más bien “el perro arrepentido”. Vemos su faceta más rabiosa, “linda y fatal”.

Este libro tiene el don de hacer que lo poético sea accesible para todos y todas. Lejos de ser enigmas metafóricos y laberintos de palabras, cada verso es más bien la vía recta a lo que Marina nos quiere transmitir. Sencillo, al hueso: “me pasa esto”. Pero juega con cada palabra, con cada pieza musical de la que toma prestado y en la construcción de cada verso. Hace uso de las antítesis y la metonimia: “vos / no la ves /pensando en encenderte /con cualquier magiclick / con aparatitos de mala muerte /comprados en algún chino /dos por uno /esos que a la semana /ya no sirven más”. Además, cada cierre es como un portazo directo al corazón: “Sos el único hombre / frente al cual me desnudé / sin vergüenza”.


RANDOM puede adquirirse a través de:
Mercado Pago: https://bit.ly/2YQ6JC3
Baja Libros: https://bit.ly/3iqZveB
Por otros medios de pago:
Escribir a halleyediciones@gmail.com

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here