TUTE: “Las viñetas en sesión reflejan mis estados de ánimo”

Hablamos con el gran Tute, reciente autor de “Diario de un hijo” de Editorial Sudamericana donde recorre su infancia y su vínculo con su padre Caloi.


Entrevista: Gustavo Casals @Uncle_Marvel


El público te conoce más que nada por tu página dominical y esta es una obra mucho más larga e integral, ¿cómo fue que surgió?

En realidad yo ya había publicado mi novela gráfica (Dios, el Hombre, el amor y dos o tres cosas mas, 2014) y eso fue lo que me animó a ir por un proyecto más ambicioso. Yo venía trabajando como trabajo siempre, dibujando cosas sueltas y sabía que quería contar ciertas cosas de mi vida y sobre todo de mi vida con mi viejo. Una vez que entendí cual era recorrido que iba seguir, ahí me puse a trabajar ya con la idea más terminada y pensada como una novela. Me costó dar con el tono adecuado, pero una vez que lo encontré, fue saliendo.

Sabia que quería empezar con el desarmarme hasta un punto y luego ir progresando en la historia. Luego surgió el recurso del inconsciente y fui dándole forma.

Justamente, desde ese ‘punto’ en adelante, gráficamente se ve una progresión que acompaña la narración

En seguida me di cuenta que había tres registros: el punto, luego todo lo que es el diálogo con el inconsciente y finalmente lo que tal vez sea lo más diferente a lo que normalmente hago, que es retratar a mi viejo, a mi y a mi familia en los recuerdos.

Tanto en tus tiras habituales como en el libro hay una presencia fuerte del psicoanálisis: el uso del inconsciente, el diván… ¿cómo es tu relación con esto?

Bueno, yo estoy en terapia desde…siempre. Desde los 19 años, bueh, con vacaciones, pero mas o menos. Conozco el vocabulario, influye en mi manera de pensar y de pensarme, es una herramienta que está buena, y me parecía que era especialmente adecuado en el libro. Las viñetas en sesión reflejan mis estados de ánimo en la medida que iba avanzando en el libro.

Tanto el momento del punto, como las referencias psi me recordaron a las tiras tempranas de Clemente de tu viejo: cuando Clemente va a la síntesis, como presentó a la tríada freudiana del yo, ello y el superyo…

Vos sabes que justamente en mi caso la síntesis viene justamente cuando logro separarme un poco de mi viejo. Pensá que los primeros diez años yo mame eso, fue una influencia muy fuerte, y luego fui encontrando mi propia dirección. Es más, inicialmente cuando encaraba la página dominical, hacia mis bocetos en cualquier lado, y luego agarraba la escuadra, hacia los lápices otra vez, color, todo; como laburaba mi viejo sus páginas. Y un día me di cuenta que mi sentimiento, mi idea, estaba más clara en ese boceto que había hecho inicialmente, y entonces una vez escanee y le mande a la revista directamente ese dibujo y gusto…. y de ahi en mas siempre las hice así, es mi modo de trabajar.

Y el psicoanálisis… yo creo ha tenido tanta difusión que hoy todos hablamos ese lenguaje, ya no hace falta que le expliques a alguien que querés decir cuando hablas del complejo de Edipo, es parte del vocabulario de todos en Argentina.

El libro está teniendo un apoyo editorial que no es usual para una novela gráfica. Se nota en el producto terminado que hay mucho amor puesto.

Yo creo que alguien en la editorial vio el contenido y se dio cuenta que hay un tema universal en el duelo, en las relaciones entre padres e hijos. Por supuesto que yo hice este libro con mucho amor y que está reflejado el amor a mi padre, pero hay además amor puesto de la editora Flor Cambariere, ya hace diez años que publico y que tengo la misma editora, que ahora es más que una editora, es mi amiga. Y cuando vimos el libro, que llegó de la imprenta…, y vimos que los colores estaban bien. Demore un mes solamente en elegir el color exacto de la tapa… esta muy cuidado todo. Y lo miramos y dijimos “este es nuestro mejor libro”, nuestro mejor hijito, porque siempre decimos que son como hijos que tenemos.

Y cada uno que viene a hacerme una entrevista, no es como con otros libros: me hacen un comentario, y lo leyeron, y les pego y me cuentan por que. Me doy cuenta que se arma algo fuerte, lindo alrededor del libro.

Vos publicas tu pagina dominical, vas tirando otras cosas sueltas, y de vez en cuando te das el lujo de sacar un libro que es producción nueva como este… ¿te obligas a hacerlo o va saliendo en la medida que sale?

En realidad cuando llega una necesidad, se convierte después en algún libro de algún tipo, no tengo ninguna presión, ni de la editorial ni mio, “auto presión”. Además tengo un montón de material para sacar, yo una vez por año saco un libro a veces dos. De hecho, vamos por el Batu 6 porque siempre antes hay algún libro más urgente, o que me interesa más en el momento, o con lo que estoy mas caliente. Si fuera por mi, haría tres o cuatro libros al año.

Tenes una presencia fuerte en redes, sos un tipo que participa. ¿Que tipo de devolución tenes de eso?

Lo que más me gusta de las redes es la respuesta rápida. Yo que vengo de una generación que empezó en papel, sin redes y sin internet, costaba mucho enterarse que le pasaba al otro con lo que uno producía. Esperabas a la inauguración de una muestra o en la Feria del Libro una vez al año. Después fue el mail… y ahora subís el dibujo y a los diez minutos ya tenes comentarios, debatiendo, diciendo que les pasó con ese chiste, si se ríen, si no se ríen, si se enojan…Eso me encanta, me fascina.

Eso te permite también jugar con la coyuntura

Ojo que igual yo publico en las redes lo mismo que publico en papel, salvo cuando hay algo de crítica política o alguna cosa muy puntual, un reclamo, un apoyo a una marcha que no tiene espacio en mi cuadro de humor o en mi pagina dominical.

¿Sentís que la gente lo recibe bien?

Pasa de todo, me aplauden y me putean. Pero no importa, es parte de la cosa también, no espero que todo el mundo esté de acuerdo conmigo, pero es un canal que me interesa.


Autor entrada: Revista Meta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.