Inicio Crítica MÚSICA: Crítica de TOOL «Fear Inoculum»

MÚSICA: Crítica de TOOL «Fear Inoculum»

1
1187

Por Fer Casals


¿Valió la pena tanta espera? El nuevo álbum de Tool es una pieza musical masiva, intrincada y convincente que fluye naturalmente y equilibra su estilo único con muchos elementos nuevos y personales.

Es difícil juzgar un álbum de Tool sin darle el beneficio del tiempo. Desde su lanzamiento lo escuché más de 10 veces completo y sin embargo sigo pensando que la tendencia de la banda por las extensas canciones entrelazadas en un oscuro tapiz no se presta a una escucha casual o una crítica rápida y fácil.

Son, por diseño, obras que exigen y capturan tu atención a través del paso del tiempo. Una escucha en detenimiento no parece suficiente para abarcar todo el alcance de su trabajo. Tool suele estar tan adelante de la curva que a menudo lleva años apreciar completamente la majestuosidad y significado de sus composiciones.

La tentación de comparar su nuevo trabajo con los registros del pasado es fuerte, pero injusto. ¿Cómo podemos comparar una canción que acabamos de escuchar con una canción que hemos escuchado cientos o miles de veces? Es difícil poner frente a frente canciones nuevas con canciones que ha sido tan internalizadas. Todo lo que realmente podemos hacer es tener fe en que, eventualmente, está última cosecha de canciones tendrá el mismo impacto que obras como «Aenima» (1996) y «Lateralus» (2001).

«Fear Inoculum» es un trabajo irresistible, incluso cuando las canciones se arrastran más allá de los 10, 12 y 15 minutos. Al igual que todos los álbumes de Tool, las canciones requieren ser analizadas individualmente y a la vez como parte de un conjunto más amplio.

La curiosidad desenfrenada por cómo sonaría el nuevo álbum de Tool se ha exagerado a medida que se dilataba su lanzamiento, durante 13 años. Esa brecha solo ha servido para traer fervor a la base cada vez mayor de fanáticos que desean escuchar lo que los gigantes progresivos del metal ofrecerán a continuación. La anticipación condujo a expectativas quizás poco realistas.

El denso paisaje sonoro continua sin comprometer su estilo de raíz. A pesar de finalmente ceder y poner su música en servicios de streaming, el líder Maynard James Keenan señaló que Tool no es una banda de singles (o cortes de difusión como los llamamos en Argentina) su música requiere paciencia para obtener una experiencia completa. Esta dedicación al arte y la negativa a vacilar en su visión es una de las razones por las que han inspirado tanto la devoción febril como innumerables imitadores.

Las canciones de «Fear Inoculum» se desarrollan como movimientos sinfónicos que florecen con una complejidad y una intensidad cada vez mayores antes de convertirse en momentos de belleza sublime. Desde un punto de vista de pura musicalidad, «Fear Inoculum» podría ser el mejor trabajo de Tool en su carrera.

Vocalmente, Maynard James Keenan parece haber aprendido mucho de su tiempo en A Perfect Circle. En su mayor parte, el Maynard enojado le ha dado paso a uno menos interesado en gritar o gruñir. Esto no quiere decir que su intensidad haya disminuido. Su control vocal combina a la perfección los ritmos complejos y la composición del perfeccionista trabajo de sus compañeros de banda y se suma a la profundidad del sonido del álbum.

La canción que abre y da título al álbum se arrastra lentamente en crescendos y genera cada vez más en capas hasta que alcanza un solo de guitarra impresionante. Aquí es donde generalmente termina una canción, pero esta sigue. Esta es la canción más larga en la historia que ha llegado al Hot 100 de Billboard.

El resto del álbum continúa de la misma manera. En canciones como «Pneuma», «Culling Voices» o «7empest», se pueden encontrar la serenata de falsete de Maynard James Keenan y los suaves ritmos inspirados del derbake del percusionista Danny Carey. Mientras tanto, canciones como «Mockingbeat», «Chocolate Chip Trip» y «Legion Inoculant» sirven como breves interludios experimentales pesados en sintetizador, recordatorios de que no estamos lidiando con otro aparato aburrido de metal progresivo.



«Fear Inoculum» parece que podría haberse escrito en cualquier momento durante el período post «Aenima», entre «Lateralus» y «10.000 Days» (2006).

Algunos momentos rápidos en el álbum recuerdan temas antiguos, particularmente «Disposition» de «Aenima», pero el álbum no es un recauchutado del pasado. La banda ha evolucionado y envejecido con gracia, con los instrumentistas presentando algunas de sus performances más impresionantes y técnicas, especialmente la sección de ritmo. La magia que crean juntos suena más trascendente y armoniosa que otras bandas de la mitad de su edad.

«Invincible» es indudablemente convincente en todo momento, comenzando con una melodía de guitarra de escalada que ancla toda la canción. Después de una introducción tranquila, la línea de bajo acuoso de Justin Chancellor toma la delantera. Finalmente, las guitarras se vuelven más pesadas y la tensión aumenta gradualmente hasta los increíbles minutos finales, siendo uno de los mejores clímax del álbum. Si bien esta epopeya es una de las más destacadas, las otras contienen un sentimiento de propósito similar a medida que cada una se desarrolla. «Pneuma» es una pieza más tenue, con un coro sólido y una complejidad instrumental y estructural fantástica en la segunda mitad.

«Descending» lleva una vibra triunfante a medida que avanza, pasando del ambiente de guitarra a una canción clásica de Tool que recuerda momentos de «Lateralus». Keenan suena excelente al mostrar su versátil rango emocional y vocal. Tool hace que sus canciones sean lo suficientemente variadas como para no volverlas tediosas. Se siente una naturaleza libre y ambiciosa a lo largo de «Fear Inoculum» sin nunca perder el propósito. El baterista Danny Carey impresiona como siempre, actuando como el corazón de la banda junto con el bajo. Destaca su propio solo de batería detrás de una peculiar melodía electrónica en el corto «Chocolate Chip Trip».

La épica «7empest» es un monstruo absoluto, la canción más ambiciosa que la banda ha grabado y una verdadera hazaña de producción. Comienza con una introducción hipnótica que recuerda a King Crimson, de la era «Discipline» (1981), antes de hacer la transición a versos de hard rock que no sonarían fuera de lugar en «Opiate» (1992) o «Undertow» (1993), con las voces más mordaces del álbum de Keenan. La canción se lanza en una impresionante odisea de riffs y poliritmos retorcidos y angulosos de guitarra. Las voces reaparecen brevemente un par de veces más, pero los más de 10 minutos restantes son principalmente un escaparate para que los instrumentistas se suelten por completo mientras tocan con precisión experta, como siempre. Adam Jones, en particular, desata todo tipo de riffs y trucos de guitarra alucinantes y se termina robando la canción. Terminar el álbum con tanta intensidad rivaliza con la emoción de «Aenima» que termina con «Third Eye». Lo que esto significa para el futuro no está claro, pero si este es el álbum final de Tool, eligieron una forma increíble de despedirse.

Sus letras son tan opacas como siempre, dejando el significado abierto a la interpretación dentro de los temas introspectivos a los que Tool nos tiene acostumbrados, ya habrá tiempo de analizarlas y hasta descubrir si alguna se limita a las configuraciones de la secuencia Fibonacci.

La intrépida experimentación de la banda está en plena forma, y sabiamente no se apoyan en lanzamientos anteriores para copiar lo que les fue exitoso en el pasado. «Fear Inoculum» se siente singular y moderno. Está claro que al menos una buena cantidad del largo tiempo de espera se utilizó cuidadosamente sentando las bases para cada paisaje musical, cada transición, cada clímax.

Cualquier temor a que Tool no pudiese repetir las gemas de su pasado han sido disueltas. «Fear Inoculum» es verdaderamente innovador y uno de los mejores álbumes de la década. Tool confirma que sigue apegado a la belleza de una matemática musical imperfecta en donde 2 más 2 es igual a 5, y ese sigue siendo (todos estos años después) el resultado correcto.

10 de 10


1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here